Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:BALONCESTO | NBA

La proeza de Don Nelson

Golden State anula a Nowitzki y elimina a Dallas, el mejor equipo de la fase regular

Hubo un momento en el que Don Nelson, el entrenador de Golden State Warriors, supo que podía eliminar a su ex equipo, Dallas, primer cabeza de serie de la Conferencia Oeste en la fase final de la NBA y líder absoluto de la inicial con 65 victorias. Cuando Avery Johnson, su pupilo en el banquillo tejano, anunció que cambiaría el quinteto titular, restándole centímetros y añadiéndole músculo, Nelson se dio cuenta de que, si el primer clasificado retocaba su esquema para enfrentarse al octavo, había algo que a su antiguo ayudante le preocupaba.

Todos los temores que sintió Dallas se confirmaron. Golden State no sólo se convirtió en el tercer equipo que noquea al cabeza de serie número 1 en la primera ronda de los playoffs y en el primero que lo consigue con el formato de a siete partidos. La franquicia californiana, con los hinchas mas excéntricos, borró al gran favorito, sucampeón el curso pasado, tras endosarle un 111-86 en el quinto encuentro. Los héroes anteriores habían sido Denver Nuggets, que abatió en 1994 a Seattle, y Nueva York Knicks, que hizo lo propio en 1999 con Miami.

Nelson llegó con una maleta de dudas el pasado verano a la bahía de San Francisco, donde Golden State se presentaba como un equipo menor, cargado de problemas desde hace años. Tras una amarga salida de Dallas, al que había tornado animador de la conferencia, volvió a colocar sus recuerdos en un vestuario que ya conocía. En 1993, su estilo intimidante chocó con el ego de su máxima figura, un jovencísimo Chris Webber, e inflamó el vestuario. Su despido le dejó malparado y durante años se le consideró un enigma: nadie conocía realmente a Nelson.

Por ello resultó sorprendente que, a mitad de temporada, Nelson escuchara la llamada de Golden State y se hiciera con Stephen Jackson, un buscapleitos de primera. Pero Nellie, más experto, aprendió de los errores del pasado e hizo que sus chicos se limitaran a jugar. Se habían acabado las broncas y las ruedas de prensa incendiarias. Tras recibir una paliza en noviembre pasado ante Denver, sólo les dijo: "Estoy cansado y estáis cansados. Vámonos a casa".

Con la lección bien sabida, el fichaje de Jackson fue vital para pasar a la segunda eliminatoria de los playoffs por primera vez en 32 años. Con Jackson acechando como un pitbull a Dirk Nowitzki, consiguió borrar del parqué al futuro mvp. En el quinto choque, el alemán anotó 8 puntos con dos de 13 en tiros de campo, la peor marca de su carrera en un partido de la serie final. Así que, con un grupo de jugadores chiquitos pero fuertes, Nelson jugó el Nellie ball: baloncesto rápido, directo a la canasta, sin coartadas. Su triunfo es una de las mayores proezas alcanzadas en la NBA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de mayo de 2007