Entrevista:XOEL LÓPEZ 'DELUXE' | Músico

"Lo único seguro es que moriré haciendo canciones"

Xoel López (A Coruña, 1977) asumió algunas rupturas en Fin de un viaje infinito, su cuarto disco como Deluxe. El cambio de sello (de Mushroom Pillow a Emi-Virgin) y algunas miasmas sentimentales no han modificado, con todo, su apuesta por algunos de los sonidos hegemónicos de los 60.

"No es la música que escucho últimamente, pero cada vez mis influencias están más interiorizadas. Es como si estoy metiendo arreglos de viento y me dicen 'ahí están los Beatles'. Cuando era joven quería sonar como los Beatles y no podía". En Fin de un viaje infinito suenan guitarras acústicas y de 12 cuerdas, panderetas apoyando la batería, hammond, melotrón (uno de los primeros teclados eléctricos), estribillos y una amplia sección de metales.

"En la Elephant Band me decían que era 'retro', y ahora lo 'retro' es bueno"

En este sentido, el músico coruñés descarta que el disco sea una recreación consciente de buena parte de la tradición pop de los 60 y 70, con guiños plurales a Neil Diamond (El amor valiente) o Aute (De tanto callar).

"Soy muy libre haciendo música", comenta. "Siempre me han comparado con Beck, porque él es también un tío que mezcla muchos estilos musicales sin prejuicios. En esa sensación de libertad encontramos la felicidad, y no solamente la musical". Podría hablarse de una "vuelta a los orígenes", reconoce, pero "todo es muy circunstancial". "Si me fuera a África acabaría metiendo bongós. Lo único que aseguro es que moriré haciendo canciones".

Fin... confirma también la apuesta por el castellano de Los jóvenes mueren antes de tiempo (2005). "Cambias de estilo y no llamas tanto la atención", señala Xoel, que tiene la sensación de "cubrir un hueco". "Me da la sensación de que en inglés ya están hechas la mayoría de las cosas", dice. Aunque no se inscribe musicalmente en ninguna escuela estatal, Xoel cita a algunos vigueses. "Elodio y los Seres Queridos [el proyecto musical de Eladio Santos] me parece increíble, Ectoplasma, Iván Ferreiro...".

"Yo cuando empecé, en la época del grunge, estaba metido en el rollo mod a muerte", recuerda. "Siempre he ido a contracorriente". Contándolos todos, éste sería su octavo disco incluyendo los de Lovely Luna, su experimento con Félix Arias, el minielepé de inspiración electrónica We create we destroy y los primeros con The Elephant Band, el primer grupo gallego que versionó a Love después del célebre Mujer, de Germán Coppini. "Recuerdo que de la Elephant decían que bien, pero que era muy retro", apunta. "Y ahora lo retro se valora como algo bueno. Las modas ya no son tan rectilíneas, y eso contribuye a crear diversidad". Fin... también incluye otra certeza. "El disco habla de los sentimientos que tienen que ver con el amor", resume. "Hay una gran influencia de una ruptura sentimental... En el proceso solitario de cubrir ese vacío sacas conclusiones que se convierten en canciones".

La ruptura con Mushroom Pillow no fue traumática, pero el proceso, recuerda, "se hizo eterno". Si el debú en Mushroom, Not what you had thought (2001), situó a Xoel dentro del indie oficial y, al mismo tiempo, a tiro de la industria, queda por ver hacia dónde evoluciona Deluxe en su etapa Virgin.

"A mí también me gustan la dulzura y las cosas bonitas", dice Xoel, preguntado por la posible dulcificación de su propuesta. "Todos tenemos un lado oscuro, pero cualquiera que haya estado allí sabe que no es un buen lugar para quedarse".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 29 de abril de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50