Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El nacimiento de la nueva infanta

Tercera en el orden sucesorio y octavo nieto de los Reyes

A la espera de la reforma de la Constitución, la infanta será hermana de la futura reina

La segunda hija de los príncipes de Asturias ocupa el tercer puesto en el orden sucesorio tras su padre y su hermana Leonor. Ambas hermanas están pendientes de la esperada reforma de la Constitución, que igualará los derechos del hombre y la mujer en el acceso al trono.

El artículo 57.1 de la Ley Fundamental establece que "la sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y, en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos".

Tanto el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como el líder de la oposición, Mariano Rajoy, han expresado la necesidad de realizar la reforma de ese artículo de la Constitución.

Desde la Casa del Rey, sin embargo, siempre se mantiene la misma postura, "no hay prisa". Y como dijo el propio Príncipe: "La reforma de la Constitución es algo que compete al Gobierno y al Parlamento. No hay prisa, hay una generación por medio".

Don Felipe, sin embargo, es consciente del debate que hay y por eso, de acuerdo, con doña Letizia decidió desvelar el sexo de su segundo hijo en cuanto lo supieron, a diferencia de lo que sucedió con Leonor.

En el primer embarazo, la Princesa quiso saber el sexo de su futuro bebé y al parecer guardó el secreto, ya que tanto el Príncipe como el resto de la familia real prefirió seguir la tradición. Es más, sólo unos días antes del nacimiento, doña Sofía llegó a decir que "le parecía que iba a ser un niño".

Los Príncipes también rompieron otra tradición al anunciar el segundo embarazo de la princesa cuando ésta tan solo había cumplido dos meses de gestación.

Un portavoz de la Casa del Rey explicó en aquel momento que habían decidido hacerlo público porque el embarazo estaba "encaminado", no había motivo para retrasar la comunicación. En esa decisión tuvo gran peso el hecho de que doña Letizia comenzara a sufrir molestias y tuviera que cancelar algunos actos oficiales.

La niña que nació ayer en la clínica Ruber Internacional de Madrid, segunda hija de don Felipe y doña Letizia, es el octavo nieto de los Reyes de España, tras Felipe Juan Froilán y Victoria Federica, ambos hijos de la infanta Elena y de Jaime de Marichalar; y Juan Valentín, Pablo Nicolás, Miguel e Irene, hijos de la infanta Cristina y de Iñaki Urdangarín. Al tratarse de una niña, los Reyes de España igualan su cuenta particular, ya que pasan a tener cuatro nietos y cuatro nietas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de abril de 2007