Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La situación en el País Vasco

De ecologista a dirigente de Batasuna

El secretario general de ANV, guarda forestal, se incorporó en 1985 a la Mesa Nacional de HB

Antxon Gómez Lorente se convirtió en secretario general de Acción Nacionalista Vasca (ANV), en junio de 2002. Aunque su cercanía al entorno de la izquierda abertzale se remonta a hace más de 20 años, la pasión nacionalista le llegó tarde. Lo suyo siempre fue la protección del medio ambiente y, así, a finales de los años setenta y primeros de los ochenta fundó con compañeros del colegio el grupo ecologista GLT.

El salto real a la primera línea de la política lo dio, con un perfil discreto, gracias a relaciones nacidas tras el colegio, en enero de 1985, cuando se incorporó a la Mesa Nacional de HB, junto a Kepa Bereziartua y Amaia Bao.

Fue el momento en el que ANV contó con más representantes en la dirección de la formación luego ilegalizada. Poco a poco, los independientes y ANV fueron perdiendo peso en la coalición, hasta que, en el proceso de refundación de ese partido (2001), ANV decidió desgajarse definitivamente de Batasuna. Discreto, callado, sólo se le recuerda una entrevista en Gara y contadas declaraciones públicas, siempre de carácter histórico, para reivindicar a su partido, que se fundó como escisión del PNV en 1930 y participó en el Frente Popular en la II República, así como en el primer Gobierno vasco de José Antonio Aguirre.

Lorente decidió en 2001 que su partido se desgajara de la formación 'abertzale'

En esa línea, en julio de 2006, en un homenaje a gudaris (soldados vascos) que dieron su vida en el monte Albertia (Álava), recordó a "los que murieron luchando contra el franquismo pese a las diferencias ideológicas": "Porque también hubo víctimas del franquismo entre los anarquistas, los republicanos de izquierdas y de derechas y los comunistas, y merecen reconocimiento". Lo dijo ante el portavoz de Batasuna, Joseba Permach.

Gómez Lorente, que considera que ANV es la constatación de que la izquierda abertzale tiene tanta historia como el PNV, es guarda forestal de profesión, ecologista convencido y escritor en euskera (con dos libros publicados, en 1997 y 1998). Nació en 1964 en Vitoria y estudió en el colegio de los Marianistas de esa ciudad. Como ecologista impulsó las primeras campañas para proteger buitres y lobos en Álava.

El 23-F le sorprendió en casa de un compañero de colegio. Entonces cursaba 3º de BUP y, atónito ante la noticia del golpe de Estado, sólo acertó a decir: "Habrá que echarse al monte", ante el sombrío panorama que se cernía para la recién estrenada democracia.

Casado y con dos hijos, fue elegido en los comicios locales de 1999 concejal en Aia (Guipúzcoa) por Euskal Herritarrok (EH), la marca electoral de la izquierda abertzale cuando ETA estaba en tregua, (1998-1999). Los independentistas lograron entonces sus mejores resultados; dilapidados con la vuelta de ETA a la violencia. Como entonces, Gómez Lorente va ahora de número dos en Aia, pero bajo las siglas de su partido. Si finalmente sus listas pasan la prueba del algodón de los tribunales Supremo y Constitucional, pasarán a la historia por un resultado electoral sin parangón para un partido que lleva tres décadas sin actividad electoral.

En las elecciones municipales de 2003, donde Batasuna pidió el voto nulo para las 225 listas anuladas por el Constitucional, contabilizaron 153.497 papeletas nulas. A las que Batasuna sumó los 14.934 votos logrados por las candidaturas independentistas no anuladas. Total 168.431. Es el nuevo reto de Batasuna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de abril de 2007