El PSOE atisba "condiciones objetivas" para conseguir la alcaldía de Málaga

Si en los presupuestos electorales de la dirección del PSOE se había contemplado hasta ahora como remota la posibilidad de arrebatar al PP la alcaldía de Málaga, según se acerca la fecha de los comicios los socialistas empiezan a considerarla viable, siempre y cuando sean capaces de incitar una alta participación en las urnas. "El escenario es infinitamente mucho más positivo que en 2003 y ahora hay condiciones objetivas que antes no teníamos para poder ganar las elecciones en Málaga", dijo ayer el secretario de Organización de los socialistas andaluces, Luis Pizarro, quien aseguró que "la marca PSOE tiene una gran credibilidad y fortaleza".

Pizarro recordó que en las elecciones generales y autonómicas de 2004 el PSOE logró invertir en Málaga un ciclo de 15 años de victorias del PP, por lo que concluyó que "si mantenemos íntegramente el apoyo de marzo de 2004 y fuéramos capaces de movilizar al electorado, se puede afirmar con seguridad que gobernaremos en Málaga".

El PSOE es consciente que su principal adversario en las elecciones municipales en Málaga es la abstención, por ello, Pizarro invitó a la candidata, Marisa Bustinduy, a un "trabajo duro" y una campaña de "cercanía a los ciudadanos, limpia y positiva que tenga en el centro el debate de los temas municipales".

Según Pizarro, hay signos "claros" del agotamiento del gobierno del PP en la ciudad, que en su opinión se evidencia en que "el alcalde esté más preocupado se ser ariete de la estrategia de la confrontación que de la gestión, de la crispación que de la lealtad institucional con las demás administraciones".

Marisa Bustinduy dijo que el alcalde, Francisco de la Torre, está "falto de ideas" y resaltó el impulso que han dado a Málaga el Gobierno central y la Junta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de abril de 2007.

Lo más visto en...

Top 50