Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | Copa de la UEFA: ida de las semifinales

El Werder Bremen exige otra gesta

El Espanyol se encomienda a su chispa europea para tratar de imponerse a un rival depredador

Klose, Diego y Frings, a los mandos del depredador Werder Bremen, se le vienen encima a un Espanyol definitivamente comprometido con su epopeya en la Copa de la UEFA. Sobrepasados equipos del prestigio del Ajax y el Benfica, es el turno de un rebotado de la Champions que defiende a dentelladas la posibilidad de lograr el doblete con un título europeo y la Bundesliga, en la que sólo le separan dos puntos de liderato que luce el Schalke. Montjuïc vivirá esta noche un encuentro histórico, la oportunidad del Espanyol para acercarse a su segunda final en el torneo y de borrar el infausto recuerdo de la derrota ante el Bayer Leverkusen en 1988. Ernesto Valverde lo tiene claro: "Es el partido más importante de la temporada".

El obstáculo a salvar es el Werder, uno de los equipos con mayor poder ofensivo. Desfila en la Liga alemana a razón de 2,23 goles de media por partido por los 2,29 del Manchester United en la inglesa y los 1,93 del Barça en la española, y cuenta con jugadores tan determinantes como Klose y Diego, con 12 goles cada uno. Su poder resolutivo es tan impresionante que 14 de sus tantos han sido obtenidos precisamente por sus suplentes.

Frente a tamaño rival, el Espanyol se atiene a su capacidad para superarse en determinados partidos, especialmente los de una Copa en la que se ha erigido en el equipo con mejores estadísticas: nueve victorias y tres empates, 27 goles a favor y 8 en contra.

El partido promete emociones fuertes. El Werder Bremen es atrevido. Su técnico, Thomas Schaaf, campeón de la Recopa en 1992 como jugador, eliminó el doble pivote y lo hizo campeón de la Liga y de la Copa en 2003. Desde entonces lo ha metido en los octavos de la Champions excepto este curso, en el que cayó en la liguilla ante el Chelsea y el Barça. Ahora ha batido al Ajax, el Celta y el AZ.

El Werder arrastra las bajas de Mertesacker, Klasnic, Borowski y Wome. A su vez, el Espanyol pagará la factura del empate en Lisboa, que le supuso las sanciones de Zabaleta, Chica y Luis García. Le anima, en cambio, la recuperación de Tamudo, por más que Pandiani sea el pichichi europeo con diez tantos. Montjuïc registrará la mejor entrada del curso: más de 40.000 espectadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de abril de 2007