Análisis:A LA PARRILLA
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Monosílabos

Hace unos días, en Tengo una pregunta para usted (TVE), el presidente Rodríguez Zapatero utilizó el tuteo para dirigirse a los ciudadanos reconvertidos en interrogadores. El martes, en Antena 3, y por coherencia, también recurrió al tuteo para dialogar con Gloria Lomana, Alfredo Urdaci y Juan Pedro Valentín. Se trata de un tuteo paranormal, distinto al que se practica en Los Serrano (Tele 5), ya que, en lugar de acercar, distancia, probablemente porque el estilo disgresivo de Zapatero contiene un mecanismo de dispersión letal para sus interlocutores: por más que intentes concentrarte en sus explicaciones, acabas perdiendo el hilo. Mirarle fijamente a los ojos tampoco resuelve el problema, y eso explica que al perspicaz Valentín le costara tanto dejar de parpadear para enfrentarse a la mirada del presidente y que pusiera la misma cara que ponía Mowgly cuando, en El libro de la selva, la serpiente Ka intenta convencerle de que se marche con la preciosa chica del cántaro.

Otra obsesión de esta clase de encuentros entre poderes competitivos, que suman la grandilocuencia de la política a la del periodismo, es la brevedad. "Le ruego brevedad en las respuestas", le dijo Lomana a Zapatero, y para no parecer gremialista y tendenciosa, tuvo el detalle de aplicarle el cuento a Urdaci, que gasta un estilo de preguntas muy cercano al onanismo. "Más corto, Alfredo", insistía Lomana, consciente de que, de un momento a otro, Urdaci podría hacerse la pregunta encima y dejarlo todo perdido. Incapaces de lidiar con la falta de brevedad, al final tuvieron que enfrentarse a ese momento de impotencia profesional tan común en radios y televisiones: el tiempo se les echó encima. Cuando esto ocurre, al moderador le entra el pánico y recurre a fórmulas casi ofensivas para el entrevistado, como por ejemplo: "Contésteme con un monosílabo". En estos casos, dan ganas de responder: "Sólo le responderé con un monosílabo si usted me pregunta con un monosílabo".

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS