Reportaje:

Nadal enciende el turbo

El tenista español vence a Chela en Montecarlo y suma 63 victorias seguidas sobre tierra

Hace un año, Rafa Nadal vio cómo Roger Federer tiraba desesperado una bola al mar, al agua, al espectador silencioso que rodea la pista central del Mónaco Country Club de tenis. El español jugaba la final del Masters de Montecarlo. Ganó. Bajó a la sala de prensa. Y planteó una pregunta, una duda, que sigue vigente, que no fue contestada por su victoria de ayer en el mismo torneo sobre Chela (6-3 y 6-1) y que le sigue persiguiendo doce meses después, ya en los octavos de final y con 21 encuentros más ganados sobre arcilla en el zurrón. "¿Cuantas partidos seguidos ganados van en tierra, 42 o 41?", preguntó en 2006. "42", le contestaron los periodistas. "¿42 con éste?", insistió Nadal, con el trofeo de campeón como testigo. "Sí", le aseguraron. "Borg tiene 46. Vilas, 53. ¿Es algo que le preocupe o no le importan ese tipo de estadísticas?". Y Nadal, el obseso de los números, se descubrió: "Por supuesto que me importan. Claro que sí. Es importante para mí ser el número tres de la historia. Es genial, ¿no? Así que Borg tiene 46... Necesito ganar en Barcelona para empatar con él. No es fácil. Cualquier día voy a perder en tierra. Seguro".

Los pronósticos de Nadal, ya se sabe, no se han cumplido. Ayer, un año después de aquella pregunta, en el mismo escenario, volvió a ganar. Dicen los datos que fue una victoria fácil. Callan los números que sufrió cuando jugó con su segundo servicio -"podía haber servido mejor", reconoció-. Y cuentan los libros que, afirmado en el fondo, en el ritmo poderoso de sus golpes y la estrategia, alcanzó 63 victorias consecutivas sobre tierra. Una muesca más en el récord absoluto, que ya era suyo. Atrás ha quedado Borg. También, Vilas. Y el registro tiene pinta de seguir creciendo hoy ante el talentoso Vliegen, 52º del mundo, que se deshizo del peligrosísimo Safin.

Antes de Vliegen estuvo Chela. Fue un partido para piernas duras y raquetas firmes. Un partido para Nadal. El español, puesto ante un rival de cuidado, sumó otra victoria. Mientras tanto, busca respuesta a su pregunta. Y, por si acaso, ha encendido el turbo.

Segunda ronda: P. Kohlschreiber (Ale.)-D. Nalbandian (Arg.): 7-5, 4-1 y retirada. R. Nadal-J. I. Chela (Arg.): 6-3 y 6-1. I. Andreev (Rus.)-F. González (Chil.): 6-2, 2-6 y 6-3. J. C. Ferrero-N. Massú (Chil.): 6-2 y 6-0. T. Robredo-A. Clement (Fra.): 6-3 y 6-2. T. Berdych (R. Che)-B. Becker (Ale.): 6-1 y 6-2. R. Soederling (Sue.)-N. Davydenko (Rus.): 6-4, 6-7 y 6-3. N. Djokovic (Ser.)-G. Gaudio (Arg.): 6-1, 3-6 y 6-1. D. Ferrer-J. J. Benneteau (Fra.): 6-1 y 7-5. R. Gasquet (Fra.)-D. Hrbaty (Esvq.): 6-3 y 6-2.

Nadal, tras vencer a Chela.
Nadal, tras vencer a Chela.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS