Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agbar, Caja Madrid y Fenosa condicionan la venta de Applus a su nuevo plan de negocio

Aguas de Barcelona (Agbar), Unión Fenosa y Caja Madrid se han puesto como plazo el próximo junio para decidir si venden o no la empresa de inspección y certificación Applus, que controlan conjuntamente y cuya operación de venta al fondo Candover por 1.050 millones de euros terminó en fiasco el año pasado.

La decisión de los propietarios de esta compañía está condicionada a que los tres acepten un nuevo plan estratégico que está ya ultimando el nuevo consejero delegado de Applus, Joaquim Coello. El plan se presentará en mayo.

Según explica el propio Coello en la revista interna corporativa de Agbar, socio mayoritario con un 53,1% de las acciones de Applus, el plan estratégico se basa en varias actuaciones. La primera es lograr que el valor de Applus "crezca de dos a tres veces, en función de si hablamos de 2009 (horizonte del plan) o de 2011". El valor de Applus oscilaba en torno a los 800 millones de euros, antes de que el fondo británico Candover pusiera 1.050 millones sobre la mesa el pasado mes de julio. El plan contempla además un crecimiento del resultado bruto operativo (Ebitda) "del orden del 15% al 18%", y también ocupar una posición de liderazgo en cada uno de sus negocios, que incluyen desde las inspecciones técnicas de vehículos (ITV) hasta la ingeniería y la certificación, entre otros. El resultado de explotación de Applus fue de 42,4 millones en 2006, con 542,8 millones de ingresos.

La aplicación del plan supondría elevadas inversiones, pero las grandes adquisiciones han quedado congeladas hasta que los tres accionistas tomen una decisión sobre su permanencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de abril de 2007