Crónica:Fútbol | Copa de la UEFA: ida de los cuartos de final
Crónica
Texto informativo con interpretación

El Espanyol da carrete al Benfica

Miccoli anula la ventaja inicial de tres goles del cuadro de Valverde

Hubo un gran chasco en Montjuïc en plena jarana blanquiazul. Afortunado ante el marco rival, el Espanyol había contado tranquilamente tres goles como tres soles en un partido que se presentaba extremadamente complicado cuando el Benfica metió dos en un par de minutos. La salida de Miccoli chafó la fiesta local. El impacto fue tan duro que los blanquiazules ya no se recuperaron del tremendo golpe. Así de extraño fue el encuentro que, al fin y al cabo, resultó más generoso en el marcador que en el juego.

Alcanzada la hora de partido, al Espanyol le salía un partido a pedir de boca. Especialmente efectivo, había metido tres goles en tres remates ante un Benfica tan desorientado que a Fernando Santos no le quedó más remedio que intervenir reiteradamente para corregir la alineación. La diferencia la marcaba Tamudo, un delantero centro con una capacidad extraordinaria para generar ocasiones y marcar goles. A simple vista no parece un ariete, ni siquiera un delantero, y en cambio resulta desequilibrante por su intuición, verticalidad y pegada. La maniobra del 1-0 fue excelente: el Benfica sacó un fuera de banda, recuperó la pelota Zabaleta, que tocó para Luis García y el pase del media punta se convirtió en una jugada preciosa a pies de Tamudo, que se comió al central David Luiz y cruzó sobre la salida del meta. El ariete se descolgó después como extremo derecho, su centro fue mal defendido por Quim y el remate de Riera lo metió Nelson en su portería de cabeza: 2-0. Y a poco de la reanudación, ya retirado por lesión Tamudo, se presentó Pandiani para acreditar su condición de pichichi del torneo (10 goles).

La fortuna, sin embargo, cambió de bando muy pronto, y el Benfica marcó dos goles en dos minutos después que Gorka le hubiera neutralizado unas cuantas llegadas de forma reiterada durante el partido. El marcador expresaba el equilibrio que había en la cancha, por más que los blanquiazules dominaran las áreas con Riera como futbolista orquesta. Miccoli fue decisivo en la reacción del Benfica. El italiano ayudó a Simâo y el Espanyol perdió el sitio hasta que Ito no entró en escena y se cerró un partido sobresaltado.

El cuadro de Ernesto Valverde pagó su lapsus con la elimintatoria a punto. El Espanyol tendrá que sufrir en la vuelta, con una renta de circunstancias. Y lo que es peor, duda para el duelo en el estadio Da Luz de Lisboa a consencuencia de una lesión muscular.

Los jugadores del Espanyol celebran el gol de Pandiani.
Los jugadores del Espanyol celebran el gol de Pandiani.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS