Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Baloncesto | Cuartos de final de la Euroliga

El Olympiakos sucumbe ante la defensa del TAU

Cierto que el juego del TAU no enamora pero parece que la apuesta de Querejeta por el técnico Bozidar Maljkovic comienza a mostrarse acertada. Llegado el momento de la verdad el equipo ha ganado empaque, contagiado tal vez por la experiencia del preparador serbio. Ayer lo demostró frente al Olympiacos griego en un partido trabado y de máxima tensión.

El TAU consiguió imponer su ritmo y superar los momentos de presión provocados por la dureza de los jugadores griegos. Así, alcanzó sus mayores ventajas reaccionando a las embestidas de Olympiacos. Tanto que aprovechó la energía del contrario para devolver el golpe con mayor fuerza.

Consciente de ello, el Olympiacos trató de forzar la máquina y dar alcance al grupo vitoriano, esperando que diera un paso atrás frente a su empuje. Y lo hicieron, pero para coger impulso. El TAU contragolpeó con sus mejores minutos desde que Maljkovic se sienta en el banquillo del Buesa Arena.

TAU CERÁMICA 84-OLYMPIACOS 59

AU Cerámica: Prigioni (0), Rakocevic (24), House (8), Scola (8) y Splitter (5) -equipo inicial-; Planinic (8), Peker (2), Erdogán (13), Vidal (6) y Teletovic (10).

Olympiacos: Penn (0), Acker (7), Vasilopoulos (5), Zizic (8) y Bourousis (6); Domercant (13), Hoskin (11), Macijauskas (2), Schortsanitis (5), Stefanov (0), Papamakarios (0) y Charisis (2).

Árbitros: Zachara (R. Che.), Belosevic (Ser.) y Cerebuch (Ita.). Sin eliminados.

9.300 espectadores en el Buesa Arena.

Un acertadísimo Rakocevic fue el artífice de las primeras ventajas. El escolta serbio continúa haciendo méritos para conquistar un hueco en el corazoncito de la hinchada vitoriana, tal y como hiciera en su día Arvydas Macijauskas. El lituano, la gran apuesta de Olympiakos para jugar la final four de Atenas, reapareció tras una larguísima lesión en el tendón de Aquiles y evidenció su falta de forma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de abril de 2007