LOS GESTOS: Manos por encima del ombligo: mal

"Todo el mundo relacionado con la pequeña pantalla sabe que lo más difícil en televisión es mover bien las manos estando de pie", asegura Daniel Rodríguez, de 6W Comunicación.

Hecha la salvedad, pasa a cierta crítica: "Por lo que he visto, Zapatero ha tendido a cierta sobreactuación a la hora de hacer gestos. Y empleó las manos de manera muy cortante, con un gesto característico [que consiste en llevarse las dos manos a la altura del pecho, como si sostuviese una imaginaria caja gigante], que resulta casi agresivo".

Según este experto, las manos nunca deben subir por encima del ombligo: hacerlo constituye una suerte de agresión no verbal, o por lo menos de intimidación al interlocutor. "Y Zapatero lo hizo constantemente. Resultó contradictorio con su discurso. Está diciendo todo el tiempo que la economía va bien, que está orgulloso del país que gobierna y del rumbo que lleva todo. Y lo acompaña con gestos abruptos, que denotan poca confianza, que, en fin, resultan contradictorios con lo que se dice", añade.

"Es más: una de las cosas que más rentable resultó desde el punto de vista de la comunicación fue la moderación que practicó. La gente está harta de crispación. Pero debería haberla acompañado con gestos conciliadores", concluye Rodríguez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 31 de marzo de 2007.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50