Reportaje:CITROËN C4 PICASSO 1.6 HDI CMP EXCLUSIVE

El monovolumen de cinco plazas más avanzado

El C4 Picasso es la versión cinco plazas del Grand Picasso y mantiene todas sus virtudes en un formato más compacto y estilizado. Tiene una línea vanguardista muy bien proporcionada, un interior repleto de soluciones inteligentes para el día a día y detalles tecnológicos innovadores, como el cambio secuencial en el volante o el techo panorámico, que lo distinguen del resto. Un familiar completo y sofisticado, muy bien equipado en seguridad y con precios justificados.

Más información
Mínimo esfuerzo

Si el C4 Grand Picasso es el monovolumen medio de siete plazas más completo del mercado, el C4 Picasso, su hermano pequeño de cinco plazas, es también el mejor en su tamaño. El nuevo Citroën reúne los avances tecnológicos y las soluciones prácticas de la versión superior en un formato más compacto que destaca por su atractivo diseño. Prescinde de la tercera fila de asientos, pero ofrece un comportamiento algo más ágil, un tamaño más apropiado para aparcar y cuesta 600 euros menos: desde 19.150, incluido el descuento de lanzamiento de 2.500.

Con el C4 Picasso, Citroën pasa a tener la mejor gama de monovolúmenes medios: el veterano Xsara Picasso (en producción hasta 2009) compite con los más económicos; el C4 Picasso, con los más modernos de cinco plazas, y el Grand Picasso, con los de siete (Grand Scénic, Zafira...).

Línea vanguardista y atractiva

Aunque los dos tercios delanteros son casi idénticos al Grand Picasso, el C4 Picasso tiene unas proporciones más equilibradas. Mide 4,47 metros de largo, 12 centímetros menos, pero como es igual de bajo, presenta una línea más estilizada. El frontal es casi igual, con ligeros cambios en el parachoques, y comparte el parabrisas panorámico, que aumenta la luminosidad. Pero, salvo el discreto escalón de la base de las ventanillas traseras, la diferencia está en la zaga. Así, el techo cae suavemente por detrás y se une con un portón inclinado hacia delante para formar un ángulo menos cuadrado que el del Grand Picasso. Esta solución crea una línea más dinámica y es clave para ofrecer la estética más vanguardista y sugerente en su tamaño. Además, no sacrifica la aerodinámica (CX: 0,31).

Soluciones interiores inteligentes

El diseño interior es otro punto fuerte, tanto por presentación como por soluciones prácticas y aprovechamiento del espacio. El salpicadero es moderno y original, aplica materiales y tonos alegres en los plásticos y tapicerías, y está bien acabado. Tiene unas plazas delanteras cómodas, tres asientos individuales atrás, regulables en longitud e inclinación, y un maletero enorme. La posición del cambio en el volante y el freno de mano automático dejan paso libre entre los asientos delanteros. Este coche reúne todos los huecos para objetos que ofrecen por separado sus rivales: dos guanteras encima del salpicadero, cofre nevera en la consola central, posavasos, cajones bajo los asientos, bandejas en los respaldos... Todo esto, unido a una suspensión muy confortable y a una mecánica bien insonorizada, lo sitúa como el monovolumen medio más cómodo, completo y sofisticado para la vida familiar.

Cuatro motores y tres equipamientos

La gama C4 Picasso es idéntica a la del Grand Picasso. Hay dos motores de gasolina, 1.8 de 127 CV (19.150 euros) y 2.0 de 143 CV (21.750), y dos HDi turbodiésel, 1.6 de 110 CV (20.450) y 2.0 de 138 CV (22.650). Todos, salvo el primero, vienen de serie con un innovador cambio manual automatizado de seis marchas, accionable desde el volante. El 1.8 y el 1.6 HDi se venden también con una caja manual de cinco velocidades. Y en el 2.0 de gasolina se ofrece un cambio automático clásico de cinco marchas (22.250).

Se vende en tres acabados, todos muy completos en seguridad. El básico, LX Plus, incluye ya siete airbags, ABS, ESP, ordenador de viaje, radio-CD, parabrisas panorámico, freno de mano automático y todo lo habitual. El SX añade climatizador, sensores de lluvia y faros y MP3. Y el Exclusive equipa suspensión trasera neumática y sensores de presión de ruedas y aparcamiento.

Conclusión

El C4 Picasso es el monovolumen de cinco plazas más completo, tanto por imagen como por soluciones prácticas y tecnológicas. Tiene una línea atractiva, un interior muy funcional y el mejor equipo de seguridad. No es barato, pero justifica su precio.

VANGUARDISMO PRÁCTICO

El diseño interior del C4 Picasso prima la funcionalidad y aprovecha al máximo el espacio para ofrecer huecos suplementarios, pero incluye soluciones vanguardistas que facilitan la conducción. Destacan las dos guanteras situadas sobre el salpicadero y el cofre refrigerado (5,4 litros) que ocupa la zona de la consola central, pero hay multitud de huecos repartidos por todo el coche. El espacio que dejan libre la palanca de cambios, situada detrás del volante, y el freno de mano, que ahora es automático y va junto a la pantalla de la instrumentación, permite acceder a las plazas traseras sin bajar del coche. Entre las aportaciones más originales sobresale el volante. Tiene el escudo central fijo con los mandos integrados (equipo de música, control de velocidad...) y dos levas a los lados para accionar el cambio secuencial.Por lo demás, está bien acabado, con plásticos y tapicerías vistosos que transmiten calidad. Los tres asientos traseros son individuales, se regulan por separado en longitud e inclinación y ofrecen suficiente espacio para las piernas. Y el maletero es muy amplio, 500 litros, llega a 1.734 si se abaten los asientos traseros y puede incluir un carrito plegable muy práctico.La zaga está bien resuelta y el diseño estilizado del portón aligera la imagen..

MÁS COMPLETO Y MEJOR EQUIPADO

Las tarifas oficiales de los rivales del C4 Picasso no son representativas: algunas marcas incluyen descuentos y otras no. El C4 Picasso y el Xsara Picasso reflejan la promoción (2.500 euros este mes); en los demás hay que descontarla: 3.700 menos en el C-Max, 2.400 en el Scénic y 1.350 en el Altea. Aplicando estas rebajas, el acabado LX Plus del Citroën es 2.100 y 2.250 euros más caro que los Altea y Scénic equivalentes. El C4 incluye siete airbags, uno más, y extras como cambio automático secuencial, parabrisas panorámico y climatizador, que lo distinguen. El Seat viene con elevalunas eléctricos traseros y MP3, y el Renault, con sensores de lluvia y faros.La diferencia con el C-Max sube a 2.900 euros y llega a 3.150 con el Xsara Picasso. Tienen seis airbags, pero el climatizador y el ESP del Ford son opcionales (400 y 350 euros). El último es más veterano

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS