Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La diversidad de la pintura del siglo XIX centra una muestra en Sevilla

El Bellas Artes presenta obras de Goya, Gauguin y Cézanne

Goya, Gauguin, Cézanne, Picasso, Sorolla o Zuloaga son algunos de los artistas que dan forma a una exposición en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. La muestra De Goya a Gauguin. El siglo XIX en la colección del Museo de Bellas Artes de Bilbao se inaugura hoy y permanecerá abierta hasta el 6 de mayo. La exposición reúne 69 obras de 47 artistas en un completo recorrido por un siglo que se aventuró por diversos caminos estéticos.

La exposición, que está patrocinada por Caja Duero, ha seleccionado los cuadros entre los fondos de la pinacoteca bilbaína. Las pinturas abarcan un arco cronológico que va de Goya y Vicente López hasta Sorolla, Regoyos y Zuloaga.

La consejera de Cultura, Rosa Torres, resaltó ayer el valor de la pintura del siglo XIX. "Fue un siglo convulso y agitado en el terreno sociopolítico. En el ámbito de la creación artística fue una centuria fecunda. Fue un tiempo de creadores de primera categoría que supieron abrir las puertas a la pintura moderna", dijo la consejera. La exposición reúne, pues, obras deudoras del Romanticismo con las primeras recepciones del impresionismo acuñado en París. Géneros tan variados como el cuadro de gabinete, el paisaje realista, el retrato, la pintura costumbrista o la pintura histórica encuentran su espacio.

Los organizadores de la exposición han establecido tres hilos conductores: la voluntad de mostrar el espíritu cosmopolita de la colección; la presencia de artistas vascos (Guiard, Guinea y Zuloaga, entre otros) o que desarrollaron parte de su actividad en el País Vasco, y el papel de una burguesía vizcaína enriquecida por el desarrollo industrial que se volcó en el coleccionismo y las donaciones al museo bilbaíno.

La exposición cuenta con algunas joyas de una evidencia irrebatible. Es el caso de Lavanderas en Arlés (1888), de Paul Gauguin, Retrato del poeta Moratín (1824), de Francisco de Goya, Bañistas. Pequeños bañistas (1897), de Paul Cézanne, o Merendero (1900), de Pablo Picasso. Son artistas con un prestigio que trasciende cualquier sorpresa.

Por ello, otro de los encantos de la muestra es el descubrimiento de obras sugerentes de artistas menos conocidos. En algunas ocasiones, su talento ha vencido sin paliativos la usura del tiempo. Así, El Baile de Capellanes (1860-65) y El café (1860-65), de Ricardo Balaca. Otro artista con una fuerza imparable es Eduardo Zamacois, autor de La visita inoportuna (1868) y Bufones jugando al cochonnet (1868), entre otras. Antonio María Esquivel, Leonardo Alenza, Eugenio Lucas y José Jiménez Aranda son otros de los artistas seleccionados en esta fiesta para la mirada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de marzo de 2007