Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castellano ficha por Adolfo Domínguez 16 meses después de abandonar Inditex

El antiguo brazo derecho de Amancio Ortega se pasa a la competencia en moda gallega

José María Castellano Ríos ha sido fichado por Adolfo Domínguez, SA, 16 meses después de abandonar la vicepresidencia de Inditex, empresa que dirigió durante 31 años. Castellano será uno de los cerebros del plan de despliegue internacional que prepara Adolfo Domínguez. El cargo para el que ha sido designado es el de consejero independiente, aunque "José María será aquí lo que él quiera ser", explicó recientemente a este diario Adolfo Domínguez Fernández. "Trabajaremos juntos en la internacionalización de la empresa", explicó Castellano.

Adolfo Domínguez llevaba más de seis meses intentando convencer a José María Castellano, probablemente el mejor ejecutivo mundial del sector textil. "Tenemos una relación muy estrecha desde hace muchos años, como la tengo también con Amancio Ortega", explicó Domínguez a este periódico. "Lo cierto es que es un proyecto que me apetecía, aunque no dispongo del tiempo que se necesita para vincularme a un puesto ejecutivo", indicó Castellano. El consejo de administración de Adolfo Domínguez designó anteayer a Castellano como nuevo consejero independiente, auqnue el cargo deberá ser ratificado por la junta general de accionistas el 12 de junio.

El fichaje fue comunicado ayer a los inversores a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y las acciones de Adolfo Domínguez subieron un 1,6% en la Bolsa.

Castellano pasa así de dirigir a la mayor empresa textil española a asesorar a la número dos del sector de la moda. El ex consejero delegado y ex vicepresidente de Inditex deberá compatibilizar su nuevo puesto con los consejos de ONO, Kiluba o San Luis, entre una decena de compañías de las que es administrador. Castellano ya estaba indirectamente vinculado a Adolfo Domínguez como consejero del grupo catalán Puig, que posee el 15% de la firma gallega.

Catorce meses después de su marcha de Zara, Castellano explicó: "Ha transcurrido el tiempo suficiente, no tengo incompatibilidad jurídica alguna para trabajar en el sector textil y, además, he vendido todas las acciones que tenía de Inditex".

Desde que en noviembre de 2005 dejó Inditex, Castellano ha recibido (y recibe) multitud de ofertas. Ha recibido dos importanets ofertas de multinacionales estadounidenses de la distribución que ha rechazado ("No quiero estar viajando continuamente a estados Unidos", dice), aunque en la actuaslidad asesora a una importante empersa european del sector.

Fiel a Galicia, Castellano nunca ha abandonado sus clases como catedrático de Economía en la Universidad de A Coruña y asesora algunos proyectos de investigación impulsados a tarvés de protectos empersariales de capital riesgo. Tras su salida de Inditex, fue durante ocho meses asesor del presidente de Fadesa, Manuel Jove. hasta que éste vendió la empresa a Fernando Martín. Castellano incluso compartió en Fadesa una participación del 5% con Josefa Ortega, hermana del principal accionista de Inditex.

La incorporación de José María Castellano a Adolfo Domínguez SA estará vinculada al plan de expansión internacional que la compañía ourensana tiene en marcha y a la que el ex número dos de Inditex aportará su experiencia de gestión y contactos en todo el mundo.

Domínguez, a lo grande

Adolfo Domínguez dispone en la actualidad de una red de 400 tiendas, de las que 98 establecimientos están fuera de España. La intención de la compañía es la de acelerar su expansión internacional y convertirse en un verdadero jugador global ya que, hasta ahora, la internacionalización sólo reporta 40 millones de los 182 millones de euros en ventas de la compañía.

Desde que en 2001 el modisto gallego logró evitar la OPA hostil de Cortefiel, la empresa no ha dejado de mejorar todos sus números. En 2006 su beneficio neto creció un 42%, su facturación lo hizo en un 19% y su red de tiendas en un 17%.

La compañía que preside Adolfo Domínguez ha enfilado una nueva estrategia de aperturas de grandes tiendas (de entre 800 y 1.000 metros cuadrados), en las que ofrece todo su catálogo de productos de moda, complementos, perfumes. "Siempre hemos mantenido un ritmo constante de crecimiento, tranquilo y sosegado y la prueba es que somos una empresa que no tenemos deuda y que no hemos despedido nunca a nadie", afirma Adolfo Domínguez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de marzo de 2007