Reportaje:

El nuevo Bryant sale del pozo

Kobe recupera su carisma y el liderazgo del equipo y los Lakers vuelven a soñar

Antes de que una corte de Colorado acusara a Kobe Bryant de violar a una empleada del hotel donde se hospedaba, el jugador de Los Ángeles Lakers no gozaba ni mucho menos de la popularidad que su juego merecía. Salió tan mal parado de su divorcio a tres bandas con Shaquille O'Neal y el entrenador Phil Jackson, que sólo gozaba de un contrato publicitario, con la marca de bebidas Sprite. El que era considerado uno de los mejores jugadores del planeta ni siquiera ponía su cara a zapatillas. Ni Nike, ni Adidas, ni ninguna otra marca se atrevía a asociar su nombre con un individuo tan problemático.

Retirados los cargos de violación, a Bryant le ha costado un mundo reparar su imagen de marido infiel y jugador egoísta. Con credenciales de sobra para llegar al Hall of Fame y tres anillos de campeón, Kobe, de 28 años, asoma por primera vez la cabeza del pozo donde se metió. El nuevo Kobe tiene lo mejor del viejo y ha añadido prestaciones que se pensaban imposibles de sumar a su impresionante motor. Se ha mostrado como un gran líder, buen compañero e intenta hacer al equipo cómplice de su misión.

Su camiseta vuelve a ser la más vendida tras años colgada en la sección de las rebajas

Más información

Por ejemplo, al novato Andrew Bynum le dio una colección de vídeos de Hakeem Olajuwon para que estudiara cómo defendía a otros pívots. El nuevo Kobe ha entendido que para estar a la altura de los más grandes le faltaba un pequeño detalle: hacer mejor a los que le rodean. Durante los primeros cuatro meses de competición Kobe se ha contenido y no ha apretado el gatillo, distribuyendo más el balón, dando órdenes en la pista y ánimos en los tiempos muertos.

El resultado ha sido el esperado. Antes de comenzar la temporada, Kobe cambió su clásico número 8 por el 24, que había vestido en el instituto. 24 horas tiene un día, y su problemático pasado le ha hecho planificar cada partido y cada aspecto de su vida día a día. La camiseta de Bryant vuelve a ser la más vendida tras 3 años colgada en la sección de las rebajas. Además, la marca Nike le ha rescatado para los anuncios.

El regreso de Jackson al banquillo fue sorprendente porque con anterioridad había definido a Bryant como "egoísta" e "imposible de entrenar". Su reencuentro parecía tener las características de un matrimonio de conveniencia. Cuando Kobe fue sancionado con un partido por tercera vez tras cometer una falta intencionada, Jackson salió en su defensa definiendo el comportamiento de la Liga como una "caza de brujas".

Pero a un mes del comienzo de los playoffs, Jackson no ha tenido más remedio que recuperar al viejo Bryant. Kobe vuelve a mostrar la gula como su pecado capital. En los ocho partidos jugados en marzo Bryant promedia 37 puntos, 6,5 rebotes y 5,8 asistencias y ya ha superado a Carmelo Anthony como el máximo anotador de la Liga con 30 puntos de media.

Tras un regular mes de febrero, con una plaga de lesiones y con sus dos mejores escuderos, Lamar Odom y Luke Walton, recién salidos de la enfermería, Bryant ha anotado más de 50 puntos en dos partidos consecutivos. Lo necesitaba, para recordar que es capaz de cambiar los partidos como nadie. Pero más lo necesitaban los Lakers. Con 35 victorias y 32 derrotas, son séptimos en su conferencia y no tienen asegurada su presencia en los playoffs. El nuevo Kobe tiene la última palabra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de marzo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50