Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Egipto reforma la Constitución para prohibir los partidos religiosos

El presidente de Egipto, Hosni Mubarak, anunció ayer a través de un decreto oficial que el referéndum sobre la reforma constitucional se celebrará el 26 de marzo próximo. La orden presidencial insta a todos los egipcios a participar en la votación. El Parlamento egipcio aprobó en la noche del lunes las 34 enmiendas constitucionales propuestas por Mubarak, tras dos sesiones de debates boicoteadas por la oposición con su ausencia de la Cámara. Entre los artículos más controvertidos está la anulación de la supervisión judicial de las elecciones -que según la oposición propiciará el fraude-, la prohibición de partidos políticos de base religiosa -dirigida contra los Hermanos Musulmanes- o una nueva ley antiterrorista que puede restringir aún más los derechos individuales

.

Un centenar de diputados opositores -88 de ellos miembros de los Hermanos Musulmanes- boicotearon los debates en protesta contra la reforma que consideran una maniobra de Mubarak para perpetuarse en el poder o para entregarlo a su hijo Gamal. Finalmente, asistieron a la votación para votar en contra.

Rechazo de la oposición

La oposición quiso dejar clara su postura de rechazo "total y definitivo" de la reforma constitucional aprobada por los diputados del partido gobernante. Tanto los Hermanos Musulmanes, como los partidos laicos minoritarios Al Wafd (liberal), Al Tagamu y Al Naseri (ambos izquierdistas), consideran que las reformas aprobadas suponen un retroceso democrático, recortan los derechos más básicos de los ciudadanos y refuerzan el Estado policial.

Sin embargo, las diferencias políticas e ideológicas entre los conservadores islámicos y las fuerzas laicas impidieron la formación de un frente común de lucha contra la mayor reforma constitucional realizada en Egipto desde la elaboración de la Carta Magna, en 1971.

El Gobierno prohibió ayer la manifestación convocada por la oposición en protesta por las reformas constitucionales. Cordones de cientos de policías cerraron las calles que conducen a la sede del Parlamento, en el centro de El Cairo, donde estaba previsto que se celebrara la protesta, aunque permitieron a algunos diputados opositores ofrecer una conferencia de prensa en la calle.

Varios parlamentarios independientes de los Hermanos Musulmanes, además de diputados de todos los partidos opositores, calificaron de "crimen" la precipitada aprobación (se realizó en la noche del lunes en lugar de ayer, como estaba previsto), y llamaron al pueblo a boicotear el referéndum. "Instamos al pueblo egipcio a que boicotee el referéndum, cuya fecha fue adelantada por el Gobierno, que, como cualquier criminal, quiere acabar su crimen lo antes posible y enterrar la Constitución sin dejar a la oposición que hable con el pueblo para que la rechace", dijo a los periodistas Hamden Sabahi, jefe del partido opositor Al Karama.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de marzo de 2007