Entrevista:YORGOS LILLIKAS | Ministro de Asuntos Exteriores de Chipre

"Vamos a abrir nuevos pasos en el centro histórico de Nicosia"

Tras la demolición del emblemático muro de partición de la calle de Ledra, en el centro de Nicosia, el ministro de Exteriores de Chipre, Yorgos Lillikas, anuncia que a esa decisión le seguirá la apertura de ocho pasos en la Línea Verde que divide Chipre. Lillikas, de 46 años, asegura que su Gobierno quiere desmilitarizar todo el centro amurallado de la capital chipriota para crear medidas de confianza entre las comunidades griega y turca antes de volver a negociar la reunificación de la isla.

Pregunta. ¿Se pensó mucho el Gobierno la demolición del muro de Ledra?

Respuesta. Hemos hecho un gesto de buena voluntad para poner a Turquía ante sus propias responsabilidades. El muro era un punto de defensa para impedir el avance de las tropas invasoras turcas en 1974. Ahora es necesario que salgan de la zona. Además, hay que garantizar la seguridad de los civiles y retirar las minas de las casas abandonadas.

P. ¿Espera una respuesta positiva de Turquía?

R. La situación es confusa en Ankara. El Gobierno turco debe entender que su política de mano dura no está dando resultados.

P. ¿Están dispuestos a seguir abriendo puestos de paso en la Línea Verde?

R. El presidente de Chipre, Tassos Papadopoulos, ha propuesto ocho pasos de cruce, Ledra es uno de ellos. Queremos abrir el mayor número posible. Hay que empezar a aproximar a las dos comunidades de la isla para preparar la reunificación.

P. ¿Ha habido presiones de Bruselas para derribar este tramo del muro?

R. En absoluto. Papadopoulos ya lo había anunciado por escrito, así como la desmilitarización de todo el centro histórico de Nicosia. Queremos que el Ejército turco y nuestra Guardia Nacional se retiren del interior de las murallas de Nicosia, que quedaría así reunificada.

P. ¿Habría que derribar toda la Línea Verde en el centro de la capital?

R. Exactamente. Ello tampoco supondría una ventaja especial para el Ejército turco, que cuenta con 35.000 soldados en la isla, frente a nuestros 10.000 militares.

P. ¿Confía en la Administración turcochipriota para aplicar nuevas medidas de confianza?

R. Lo importante es que los líderes turcochipriotas permanezcan fieles al principio de reunificación bajo una federación de dos zonas y dos comunidades. La única solución es volver a la mesa de negociaciones; empezar a trabajar de abajo arriba y preparar el terreno para aproximar las posiciones. Es cierto que este año va a haber dos elecciones en Turquía y que nadie espera que se produzcan compromisos importantes, pero hay que ganar tiempo.

P. ¿Qué medidas concretas han adoptado ya?

R. Estamos ofreciendo servicios médicos gratuitos en nuestros hospitales a los turcochipriotas, así como servicios sociales y becas de estudio.

P. ¿A qué turcochipriotas?

R. Los colonos turcos llegados desde Anatolia después de la ocupación no son chipriotas. Calculamos que hay 180.000 en el norte de la isla, frente a sólo 75.000 turcochipriotas.

P. ¿Cree que Turquía bloquea ahora la solución al conflicto de Chipre?

R. Queremos que Turquía sea miembro de la Unión Europea. Es algo que beneficiará a todos. Siempre es mejor tener un vecino que no utilice a su Ejército para resolver sus problemas. Pero para ser un país europeo no basta con firmar un documento, es también una cuestión de cultura política. Toda la isla de Chipre es miembro de la UE, según el tratado de adhesión. Pero en el norte su aplicación está suspendida. Así que Turquía es ahora un país candidato que ocupa militarmente territorio de la Unión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 11 de marzo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50