Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coreógrafo Mateo Feijóo regresa a Galicia con 'Mamaíta, no soy mala'

El festival Zona Alternativa de la Sala Nasa acoge hoy la representación de Mamaíta no soy mala, último capítulo de la trilogía sobre la mujer del orensano Mateo Feijóo, coreógrafo, filólogo y director de la compañía madrileña Balistic Teatro.

Después de Ala Marlon y Condenadas, sobre textos de Maite Dono y Angélica Liddell, Feijóo plantea Mamaíta no soy mala a partir de las entrevistas que la artista multimedia Maite Dono realiza a la bailarina, Claudia Faci, alumna de María de Ávila. Óscar Villegas creó la partitura, adaptada por Luciana Pereyra para la voz en directo de Dono.

"En la mujer todavía priman los sentimientos frente al ansia de poder", dice Feijóo, responsable durante cuatro años del festival madrileño Escena Contemporánea y actual programador teatral de la Universidad Laboral de Gijón. "Plagiando a Duras, trato de hablar de la locura de amar". "Esa capacidad de las mujeres de situarte en el límite, de llevar las cosas a un extremo radical me interesa muchísimo", señala. "Y más todavía que, incluso en ese punto, puedan tomar decisiones guiadas por los sentimientos".

"En la mujer todavía priman los sentimientos frente al ansia de poder"

La pieza que hoy se representa en la sala santiaguesa, estrenada en 2004, fue objeto de polémica tras su debú en Vigo. "Aquello me molestó por la doble moral", recuerda. "A la bailarina [hacia el final del primer montaje de la obra] se le caía una pecera y el pez moría boqueando...". Tras las denuncias de algunos colectivos ecologistas, el pez se retiró de la escena. "Le pasó a Rodrigo García [La Carnicería Teatro], sólo que él mantuvo el montaje".

El coreógrafo gallego, decidido a investigar la cuestión de género desde el movimiento, no protesta por los problemas de identidad de algunos espectáculos de danza contemporánea en las programaciones de sala. Entre teatro-danza, performance y danza, dice "danza". "A mí me sigue interesando la investigación vinculada a las vanguardias, y en un concepto puramente escénico cuesta más integrar códigos", afirma. "La danza se adapta a todo". Feijóo trabaja ahora el texto de El blanco de las cosas y la sangre, una continuación de Fuck Fuck Shit Shit (2006), donde integraba danza, vídeo, performance y música industrial.Paralelamente, el Alt de Vigo, la otra referencia de la escena alternativa, programa mañana en el auditorio municipal Los otros. Con este título genérico, los extremeños Suripanta Teatro adaptan, desde la perspectiva de tres matrimonios, Michú, Los pelirrojos y Gresca, piezas breves del dramaturgo francés Jean-Claude Grumberg. Esta "comedia amarga", dirigida por Roberto Cerdá, pretende retratar una realidad social en la que la intolerancia, la xenofobia y el racismo "se muestran como síntomas inequívocos de nuestras sociedades enfermas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de marzo de 2007