Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madonna y Guy Ritchie, adictos a la cábala

La pareja acudió a la fiesta del Kabbala Institute

Desde que la cantante Madonna se convirtió en adicta al mundo de la cábala, no se pierde ni una de las grandes fiestas que organiza anualmente el Kabbala Institute para celebrar el Purim Festival.

Con sede en Los Ángeles y Londres, este centro dedicado al culto místico y seudorreligioso de una parte de las enseñanzas judías, creado por el gurú Philiph Berg y cuestionado por los sectores más ortodoxos de ese dogma, celebró el pasado domingo en Los Ángeles esta fiesta anual dedicada a conmemorar el fracaso de un plan con el que se pensó en aniquilar a los judíos de Persia hace ya más de dos milenios.

Madonna acudió disfrazada de cabaretera de los años veinte junto a su marido, el director de cine Guy Ritchie, que la acompañaba vestido de policía de la época.

Era la segunda vez en menos de una semana que se dejaban ver en la ciudad de las estrellas, después de haberse paseado entre famosos en la noche de los Oscar durante la fiesta de Vanity Fair.

La cantante, de 49 años, no aparece con frecuencia en estos encuentros mundanos, ya que en los últimos años ha optado por llevar una vida más familiar. Y también se ha hecho más tradicional, tanto que ha declarado: "No dejaré salir con chicos a mi hija Lourdes María hasta que cumpla 18 años".

Tampoco le gusta ir de compras, según declaraba recientemente en un tabloide británico. Por eso prefiere que le lleven la ropa a casa o diseñarla ella misma. Este mismo mes la marca sueca H&M cuentará de nuevo con la creatividad de la estrella en su nueva línea para esta primavera, que se pondrá a la venta el próximo 22 de marzo. La ropa diseñada por ella ha sido bautizada como 'M', de Madonna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de marzo de 2007