Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

La Brunete mediática del PP

En las navidades del 2005, el conseller González Pons anunció la concesión por el Consell de las televisiones digitales en el País Valenciano. El 6 de enero del 2006, en estas páginas, publiqué un artículo bajo el título de Colonia mediática del que reproduzco estos párrafos: "Según el conseller González Pons, se ha primado la pluralidad. Veamos. Los grandes beneficiarios han sido, en primer lugar, la COPE y el grupo Vocento (ABC y Las Provincias), que han sido agraciados con las dos emisoras de cobertura comunitaria. Y en cuanto a las de ámbito comarcal, los principales agraciados han sido: el antiguo comunista y hoy flamante empresario millonario, Federico Jiménez Losantos, con cuatro emisoras; el ínclito Pedro J., director de El Mundo, y eterno aspirante a las concesiones mediáticas del PP, con cuatro emisoras más; el grupo Intereconomía, dirigido por el antiguo diputado el PP, Julián Ariza, con cinco emisoras; y el grupo Mediamed Comunicación, de las 14 demarcaciones locales estará presente en 13. Al frente de Mediamed Comunicación Digital figuran Antonio Martin Beaumont, editor de El Semanal Digital, y José Luis Ulibarri, presidente de Televisión de Castilla y León, que agruparán a las 13 emisoras concedidas a distintos solicitantes. Todos ellos, como Beaumont y Ulibarri, afines al PP. Entre los anteriormente citados se han repartido la práctica totalidad de la tarta televisiva. Para dorar un poco la píldora, los señores del PP valenciano han tenido a bien conceder una emisora local en Valencia al diario Levante-EMV, otra en Alicante al diario Información y otra en la demarcación Ontinyent-Xàtiva al grupo PRISA. La empresa Infovalència Televisió S.A., que emite totalmente en valenciano, que es una sociedad netamente valenciana, promovida por profesionales del periodismo, fue excluida del concurso al que se presentaba solicitando un canal autonómico y tres locales". Y el señor conseller González Pons decía que se ha primado la pluralidad. Muy bien. Y en mi casa cenamos a las ocho, y el sol sale por Antequera. I en agost, figues i most.

El pasado 28 de febrero, el presidente Camps presentó con toda pompa y boato la cadena de televisión digital Tele 7, que así se denominará la agrupación de las 13 emisoras que gestionará Mediamed Comunicación. El Semanal Digital, que forma parte de esta mercantil, al reseñar la presentación en Valencia decía lo siguiente: "El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, -que cerró el acto- no dudó en señalar que Tele 7 estará al nivel de lo que la Comunidad Valenciana se merece, ya que tiene una gran directora, Lourdes Reyna, a la que conozco desde hace tiempo".

Es decir, que cuando todas estas concesiones se pongan en marcha, el PP valenciano va a contar con una importante "Brunete mediática madrileña" a su servicio. Vean si no: la citada Tele 7, a la que el presidente Camps ha mostrado tanto cariño y que puede servir para cubrir el papel que hoy realiza Canal 9, en el caso de que el PP pierda las próximas elecciones; la COPE de ámbito comunitario, los federicos y pedrojotas con sus cuatro emisoras comarcales por barba; el grupo Intereconomía con sus cinco emisoras, que cuenta, entre otros, con famosos opinadores como Carlos Dávila, Enrique de Diego o Isabel Durán. Quien por cierto, acaba de definir a Losantos con estas palabras: "Federico es un crack, una máquina de hacer dinero". El Consell ha elegido a lo mejorcito, a la flor y nata del periodismo madrileño adicto al partido para que le bailen el agua en la Villa y Corte y oculten e ignoren los despropósitos que el PP comete por estos pagos.

Para que le bailen el agua aquí, en nuestra casa, en el País Valenciano, el Consell que preside el señor Camps se ha reservado una concesión con cobertura autonómica para el grupo Vocento, es decir, Las Provincias. Es lógico. Es el periódico tradicional de la derecha. Podría, para compensar, haber concedido la otra emisora de ámbito comunitario, en lugar de a la COPE, a otro grupo de comunicación o empresa valencianos. No ha sido así. Los valencianos, por tanto, vamos a estar sometidos a que nuestras pantallas se inunden con el periodismo zafio, insultador, repulsivo y sectario que practican la mayoría de esta Brunete mediática madrileña.

Imagínese el lector si el PP gana las próximas elecciones y cuenta, además de toda esta Brunete, con el ejército curtido en cien batallas contra la libertad de información y opinión que es Canal 9. ¿Qué va a ser de la opinión pública valenciana?

fburguera@inves.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de marzo de 2007