Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La moda gallega del MP3

Blusens traslada el modelo de negocio de Zara a la electrónica de gran consumo

No nació en un garaje. Fue en una pequeña oficina del casco viejo de Santiago en 2002. Sus fundadores, Miguel Silva y José Ramón García, pusieron 1.500 euros cada uno y aún no saben muy bien cómo lograron que tres bancos les prestaran un millón. Su compañía, Blusens, es en este momento la marca que más MP3 vende en España, desbancando a Apple, Sony, Creative Labs o Supratech.

Blusens vendió el año pasado 500.000 aparatos, un 15% del mercado español, y su objetivo para este año es alcanzar una cuota del 20%. ¿Cómo? Aplicando la receta de Zara a la electrónica de gran consumo. "Si un modelo se vende, lo fabricamos en nuestra planta de China y en 15 horas está en España. Movemos todas nuestras mercancías por avión; fletamos un Antonov directo, Hong Kong-Barcelona, y cada miércoles y sábado tenemos aquí 10.000 unidades del producto", explica José Ramón García González (Santiago, 1972), presidente, consejero delegado y propietario del 50% de Blusens.

Blusens ha desbancado a Apple, Sony, Creative Labs o Supratech. El año pasado vendió 500.000 aparatos de MP3, una cuota del 10%

La empresa tiene en España todos sus departamentos de diseño, innovación, marketing y comercialización, en los que trabajan unas 90 personas. Están repartidos entre Santiago, donde está su sede social, y Madrid, sede de Opera Wireless, una de las cuatro filiales de la sociedad. Las otras filiales están en China (Blusens China), sede de la fábrica en la que emplea a 220 personas, y en Dubai (Blustar Middle East). Ahora está en fase de crear filiales en Malasia y México, así como una sociedad holding, Corporación Blusens, con sede en Galicia.

"Como Inditex, dedicamos mucha gente a ver las tendencias del mercado. Las fabricamos y las vendemos. Tenemos que estar en el producto de moda y sólo hacemos electrónica de gran consumo", indica el presidente de Blusens. José Ramón García es el hombre de moda. Le acaban de dar el premio al mejor empresario joven español del año (premio AJE Confederación) y no para de dar conferencias, entrevistas e instrucciones. Ahora dominan los MP3, pero en realidad su empresa comenzó fabricando DVD (aún los vende). Diseña y comercializa 50 productos diferentes, entre los que se incluyen televisores de pantalla plana, altavoces o navegadores para automóviles.

Su nueva joya es un MP3 Wi-Fi de alta capacidad que permite acceder a internet sin cables para bajar música o imágenes. Los estrategas de la empresa prevén dar el campanazo internacional, por eso han optado por lanzarlo primero en EE UU.

La corta historia de Blusens se concentra en Miguel Silva y José Ramón García, amigos de la infancia. Silva era el responsable de Televés en Emiratos Árabes. García trabajaba como economista en la filial de consultoría del grupo vasco Mondragón Corporación Cooperativa. En 2001 crearon Blusens y se pasaron las horas libres de sus empleos diseñando un plan de negocio. "Lo pensamos todo: el nombre, la imagen, la producción, la comercialización, el producto. Me pasé el primer año haciendo el plan estratégico", recuerda García. "Para arrancar necesitábamos un crédito de un millón de euros. Nadie nos lo daba. No teníamos balance, ni ladrillo, ¡pero teníamos un buen plan!", subraya. Primero convencieron al BBVA para que les prestase 300.000 euros. Luego a Banesto y al Banco Popular. Sólo en diciembre de 2002 facturaron un millón de euros.

El resto vino rodado. Fabricaban por encargo en la fábrica de Shenzhen (China), que tiene capacidad para montar 500.000 unidades mensuales. Luego tomaron una participación y hace siete meses la compraron. "Esta empresa fue rentable desde el primer año. Es un negocio pensado para ganar dinero y funciona. Triplicamos la facturación cada año. Nuestro objetivo es convertirnos en una marca global de electrónica de gran consumo. Nos centraremos en productos de moda e intentaremos marcar tendencias", describe José Ramón García.

Miss España

Las mayores inversiones de Blusens son para I+D y marketing. Reservan el 10% de sus ingresos para desarrollar nuevos productos y un 5% para marketing. "Somos muy pequeños ante los gigantes mundiales, pero muy ágiles y muy agresivos", señala el responsable de Blusens. La empresa paga para que todas las modelos de los certámenes de Miss España lleven sus aparatos en los desfiles; este otoño cerró el Santiago Bernabéu para presentar sus nuevos MP3, y su última baza en marketing ha sido crear el equipo Blusens Aprilia para el Campeonato Mundial de Motociclismo.

"Marca, imagen... como no tenemos mucho dinero hemos tenido que ser muy ingeniosos. ¿Qué si fabricamos moda? Un poco sí. Pero el secreto es fabricar buenos aparatos, porque no queremos competir por precio", replica José Ramón García.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de marzo de 2007