Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | 25ª jornada de Liga

El vikingo que buscaba el sol

El danés dejó tirados a Milan, Inter y Villarreal para brillar en el mejor Sevilla de la historia

Una estampa bastante usual por las calles de Sevilla es la de Cristian Poulsen junto a su esposa y su pequeña, camisa sin mangas y pantorrillas al aire, con su piel bebiendo el sol como si fuera néctar. Y es que la geografía tuvo mucho más peso en su decisión de fichar por el Sevilla que la flamante Copa de La UEFA que paseó José María del Nido por toda la capital andaluza.

La familia Poulsen llegó por primera vez a Sevilla con la expedición del Schalke 04 para disputar la vuelta de las semifinales de la Copa de la UEFA. Un gol de Puerta tumbó al equipo alemán, pero los Poulsen decidieron que habían encontrado un sitio en el que la pareja y su hija vivirían mejor que en la oscura Gelsenkirchen.

MÁS INFORMACIÓN

Poulsen llegó gratis. Y por si esto le diera poco de lo que presumir a los gestores sevillistas, el danés dejó tirados a Milan, Inter y Villarreal, con los que incluso había más de un precontrato de por medio. El juego Poulsen es uno de esos que los entrenadores y aficionados de los contrincantes odian pero les encantaría tener en su equipo. Sin ir más lejos, los milanistas le dijeron de todo menos guapo tras su enfrentamiento en la pasada edición de Liga de Campeones, que acabó con el Schalke en la UEFA. El técnico del Milan, Carlo Ancelotti, no dudó en calificar al danés de "cobarde" tras el marcaje al que sometió a Kaká en Gelsenkirchen. "Empuja y pega codazos cuando el árbitro mira para otro lado. No debería de seguir jugando al fútbol". Dos meses después, el célebre Gattusso celebró al eliminación del Schalke soltando gritos y-algún felipe- a pocos centímetros la cara al danés. Después enloquecieron cuando eligió irse al Sevilla. En Italia no es que tenga muchos seguidores. A la bronca milanista, hay que sumar que fue el receptor del escupitajo de Totti que le costó tres partidos de sanción a la estrella italiana en la Eurocopa 2004.

En el Sevilla, la principal labor de Poulsen ha sido la de favorecer el crecimiento del juego de Renato y Alves. El centrocampista ha ganado libertad y el lateral permiso para subir cuando le plazca sin que le dé un infarto a Javi Navarro. La primera lección la dio en Mónaco, en el repaso que le pegó al Barça (3-0) en la final de la Supercopa. El que mejor ha definido su peso en el Sevilla ha sido Pablo Blanco, coordinador de la cantera del Sevilla: "Cuando Poulsen juega bien, el Sevilla también".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de marzo de 2007