Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primeras sanciones por la violencia en el 'derby' andaluz

La Comisión Antiviolencia culpa a ambas directivas

La Comisión Antiviolencia instó ayer a la Federación de Fútbol para que " con carácter urgente, abra expediente" a los dirigentes y responsables del Betis y el Sevilla "para depurar las responsabilidades en que pudieran haber incurrido". La Comisión "considera que sus actitudes, manifestaciones y comportamientos han contribuido a incrementar el grado de crispación entre aficiones rivales y no son ajenos a los graves incidentes que se produjeron el día del partido".

El Comité de Competición, horas después, cumplió la petición, pero redujo la apertura del sumario a los presidentes del Betis y del Sevilla, cuando en la Comisión se mencionó también al máximo accionista del club bético, Manuel Ruiz de Lopera. El representante de la Liga Profesional en la Comisión se opuso a la petición de que se abriera expediente a los dirigentes de los dos clubes al recurrir al derecho de la libertad de expesión.

La Comisión Antioviolencia, convocada ayer de forma urgente y extraordinaria para analizar la agresión sufrida por Juande Ramos, remitió también al Comité de Competición un primer informe de las Fuerzas de Seguridad, que documenta "hechos relevantes" del partido. La Comisión se reunió por espacio de hora y media, con la ausencia del representante de la federación, Vicente Temprado, que excusó su presencia. Antiviolencia, que espera disponer de más datos policiales para proponer sanciones para el Betis y los aficionados en su reunión de la semana próxima, sí confirmó que la botella que alcanzó a Juande Ramos es de litro y medio, cuando las autorizadas en los campos son de medio litro, y que todavía se desconoce el autor del lanzamiento.

La Comisión, además, expresó en un comunicado que "lamenta profundamente los incidentes ocurridos antes, durante y después del Betis-Sevilla, máxime después de los esfuerzos de mediación y de las llamadas a la serenidad realizados por los estamentos deportivos y políticos y las recomendaciones directas realizadas".

Sobre los incidentes del público ocurridos en los aledaños del estadio, donde se quemaron contenedores y se apedreó a la ambulancia que trasladó a Juande Ramos a un centro hospitalario, Antiviolencia remitió al Comité de Competición un primer informe de la policía. "Asimismo, la Comisión está a la espera de recibir más información sobre los incidentes", continuaba el comunicado de la Comisión que resolverá "en una próxima reunión las correspondientes propuestas de sanción".

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, apeló a la responsabilidad de todos para lograr erradicar la violencia en el deporte. De la Vega, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, opinó que los hechos sucedidos "a todos nos avergüenzan" y que "la mayoría de los aficionados de este país los reprueban".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de marzo de 2007