Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Mi 'blog' (2001): 'El hombre que...'

"Primero fue un batiburrillo de textos, más tarde tuvo una dirección en un taller de Francfort", dice Arce

Los genios son pioneros, también en la blogosfera española. Los primeros blogs colectivos, como Barrapunto o Bandaancha, surgieron con el nuevo milenio. Al mismo tiempo, un sinfín de experiencias personales en las que destacó, en 2001, el diario de una adolescente, Claudia-P.

Claudia-P fue uno de los primeros fenómenos sociales de la blogosfera española. Su autor o autora, amparado en el anonimato, explicaba la vida íntima de una adolescente madrileña. Encandiló a muchos internautas que seguían ávidos este culebrón por capítulos, hasta el punto de generar controversias sobre su existencia real.

Por aquel entonces nacieron otros proyectos que siguen en pie, como Maelmori, el diario de un programador web, o los blogs de músicos El Chico con la Espina en el Costado y Rainy Days, que actualizaba Jorge Otero, cantante de The Stormy Mondays.

Hubo muchos más, pero ninguno como El Hombre que Comía Diccionarios, creado el 8 de abril de 2001 y cambiante cual piel de serpiente: "Al principio mi única pretensión era publicar mis textos y dibujos. Era un blog al uso, con entradas ordenadas cronológicamente, comentarios, todo terriblemente aburrido salvo por los textos, que tenían gracia por lo absurdo. Después decidí probar nuevas ideas", explica Javier Arce, de 25 años, nacido en León y programador.

Las ideas de que habla son diversas: "Primero fue un batiburrillo de textos de diversos estilos, más tarde tuvo una dirección postal en un taller de reparación de calzado de Francfort, donde un amigo recogía las cartas (llegaron seis y una postal), me las mandaba por e-mail y las publicaba; también hubo una versión que sólo se podía ver a una determinada hora del día y otra, en formato de adhesivos, que pegué en calles de algunas ciudades".

La última encarnación de El Hombre que Comía Diccionarios ha sido "un diario personal intertextual, porque empleaba textos de otros autores para relatar lo que me pasaba cada día", explica Arce.

Hoy ha vuelto a lo que llama estilo convencional. "Publicar fragmentos de la literatura que consumo y comentar enlaces que me resultan atractivos. Estoy en un periodo de incubación".

Tanta creatividad le ha valido diversos premios, como el Deutsche Welle International Weblog Awards 2004 y el 20 minutos del año pasado: "Lo más divertido fue ganarlos cuando era lo menos parecido a un blog, sin comentarios, fechas, información del autor ni lógica en la ordenación", sonríe Arce. Pero, a pesar de su fama, nunca ha recibido muchas visitas.

Como muchos cuadernos personales, El Hombre que Comía Diccionarios nació en el servicio Blogger, que automatiza el proceso de creación y mantenimiento, haciéndolo muy fácil. Más aún por la condición de informático de Arce. "Lo que más costaba era instalar el dichoso sistema de comentarios, que Blogger aún no ofrecía y no todos los programas eran compatibles con él". Pero en realidad, asegura, "el único reto que ha existido siempre ha sido mantener la constancia al publicar". De los primeros tiempos de la blogosfera española, Arce recuerda: "Nos daba la impresión de que conocíamos a prácticamente todas las personas con un blog en castellano. Quizá por esta percepción, el ambiente que se respiraba era muy cordial. Entonces, la mayoría de blogs eran páginas personales, no había apenas sobre un tema específico que no fuera uno mismo".

EL HOMBRE QUE COMÍA DICCIONARIOS: www.elhombrequecomiadiccionarios.com

MAELMORI: http://maelmori.com

RAINY DAYS: www.stormymondays.com/

rainydays

EL CHICO CON LA ESPINA EN EL

COSTADO: www.chicoespina.com

CLAUDIA-P: www.claudia-p.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2007