_
_
_
_
_
Juicio por el mayor atentado en España

Un acusado vio a tres suicidas contemplando vídeos de Bin Laden

Abelilah el Fadual el Akil se presentó a sí mismo como un pobre hombre, asustadizo y temeroso. Durante su atropellada y extensa declaración, este tetuaní, de 36 años, explicó cómo el miedo le atenazó cuando vio cómo Jamal Ahmidan, El Chino, y los hermanos Rachid y Mohamed Oulad Akcha, todos muertos en el suicidio de Leganés, estaban visionando vídeos de Osama Bin Laden. Fue durante una visita a la casa de los Oulad, en el barrio madrileño de Villaverde, para venderles "ropa bakaladera". "Ellos estaban viendo en un ordenador imágenes de Bin Laden y me dio miedo (...). Les dije que dejaran esas tonterías, que no podían ver eso porque era delito, porque en Marruecos es delito. Pero se burlaron de mí porque estaba asustado", afirmó.

No era la primera vez que, por culpa de acciones de El Chino, este procesado se acusó. El Fadual era la persona que en 2000 estuvo recluido en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Moratalaz junto a Jamal Ahmidan. Éste fue detenido con el nombre de Said Tildni. "Jamal me dijo que tenía un montón de dinero y de pasaportes e incluso le dijo a la policía que se iba a escapar del centro", relató. Añadió que Jamal le dijo que se fugara con él, a lo que se negó. Eso motivó que fuera objeto de nuevas chanzas de El Chino. "Él se escapó con un espray. Yo no me escapé porque no me interesaba", comentó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_