Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La sensata generosidad del 'sprinter'

Óscar Freire frena a pocos metros de la meta y deja ganar a su compañero Van Heewswijk

La inteligencia se demuestra frenando. O así lo entiende Óscar Freire, sprinter especial, amante de seleccionar objetivos, tricampeón mundial, quien, ayer, al final de un sprint que había ganado con una pierna frenó y dejó pasar primero a un compañero, un veterano holandés llamado Max van Heeswijk. Ocurrió en Jaén, meta de la tercera etapa de la Vuelta a Andalucía. Los tradicionalistas, al oírlo, se llevan las manos a la cabeza, qué desprecio para el público, qué feo a su compañero, si hasta le dio un empujón para demostrar públicamente que era un favor.

Los amigos de Freire, en cambio, y por supuesto, están emocionados, casi conmovidos, apabullados. Juan Antonio Flecha, que lanzó la llegada desde el último kilómetro hasta la rotonda de los 400 metros, así lo siente. "Ha frenado, ha frenado. Y me lo explicó. Max estaba para lanzarle a él, pero también había hablado que si podía ganar él, lo dejaría. Ya en la cena, la víspera, cuando Max le dijo que había ganado dos veces en Jaén, Óscar le recordó que no hay dos sin tres", dice Flecha. "Así es Óscar. Si hasta me dijo que podía haber hecho hueco, sacar más de un segundo y ponerse líder, pero que no lo hizo porque no sería justo para el Predictor, el equipo del líder, Cioni, que había trabajado toda la etapa. Total, es Andalucía, no es el Tour, y así se quita presión".

Pedro Horrillo, que trabajó a falta de tres kilómetros tampoco se muestra sorprendido por una muestra más de inteligencia de su amigo Óscar. "El Rabobank ha trabajado como equipo y Óscar ha colaborado", dice. "Y, además, esta es la primera carrera en que nos dirige Erik Dekker, que está empeñado en que hagamos siempre trabajo de equipo, que se acabe el caos".

Van Heeswijk, de 34 años, tampoco se quejó. "Intentaré devolverle el favor. ¿Y por qué no en la Milán-San Remo?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de febrero de 2007