Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villarrobledo organizará su Viña Rock pese al traslado del festival a Benicàssim

Los promotores devolverán el dinero de las entradas compradas antes del cambio de escenario

Si hay que hacer caso a unos y a otros, este año habrá dos festivales Viña Rock, uno en su lugar original, Villarrobledo, y otro en Benicàssim. Pese al anuncio de la empresa promotora del certamen de que se celebrará en la población castellonense, el alcalde de la localidad albaceteña dijo la noche del viernes que su pueblo tendrá este año, como en las 11 ediciones anteriores, su festival. La pugna por la propiedad de la marca está que arde. Mientras tanto, los responsables de Matarile, la sociedad que organiza el festival, han anunciado que devolverán las entradas adquiridas antes de que se anunciara el cambio de ubicación.

El alcalde de Villarrobledo, Pedro Antonio Ruiz, ha asegurado que el ayuntamiento organizará el festival de música Viña Rock 2007 pese a que la empresa organizadora haya anunciado el traslado de esta edición a Benicàssim. En el acto de presentación de los carnavales locales, el alcalde manifestó que si el carnaval pudo resistir en su día a que la Guardia Civil secuestrara las máscaras y a que los padres no dejaran salir a los hijos podrá hacerlo el Viña Rock. "Ahora, otros, tampoco nos van a quitar algo que se ha convertido ya en una costumbre, como es este festival", exclamó.

El anuncio de traslado del Viña Rock de Villarrobledo a Benicàssim ha cogido por sorpresa a casi todos. El ayuntamiento del municipio albaceteño ha anunciado que programará un festival alternativo con la misma denominación. De hecho, la marca Viña Rock está inmersa en un litigio ya que tanto el ayuntamiento como la empresa organizadora del festival, Matarile, se consideran titulares de la misma. Por ello, de no resolverse antes de abril, podrían darse dos convocatorias con el mismo nombre. "El pueblo de Villarrobledo no tiene playa como Benicàssim, pero tiene viñas y el Viña Rock pertenece a esas viñas", advirtió Pedro Antonio Ruiz.

El alcalde de Benicàssim, Manuel Llorca, aseguró el viernes que Matarile había garantizado que "toda la situación jurídica del festival estaba clara". Sin embargo, en la web del Viña Rock, el propio Llorca firmaba ayer una carta, a modo de "saluda", que finalizaba con un "este mes de abril tienes una cita con el Arte-Nativo en Benicàssim, te esperamos", cuando Arte-Nativo es uno de los talleres que se organizaba dentro del festival. "Benicàssim se prepara para compartir la experiencia de Viña Rock y os abre sus brazos con el deseo de que gocéis con nosotros de momentos únicos e inolvidables", dice el alcalde benicense.

En los foros de Internet, sus usuarios se quejaban hasta ayer, de forma mayoritaria, por el cambio de ubicación y, sobre todo, por el hecho de que la organización pusiera a la venta entradas sin advertir del cambio de sede. "En mi entrada pone Villarrobledo", decía uno de ellos. Otros, llamaron al boicot al festival, aunque también hay quien ensalzó las características de Benicàssim. En cualquier caso, la promotora, Matarile, anunció en su web que "las entradas ya adquiridas serán válidas para la nueva ubicación" y que "aquellas personas que, por cualquier motivo, no pudieran asistir a la nueva ubicación podrán solicitar la devolución del importe de la entrada hasta el próximo 16 de marzo, en el mismo punto de venta donde fue adquirida".

Por su parte, el director del festival, José Gómez, ha justificado, también en Internet, la decisión del traslado alegando que el crecimiento de público y espacio "no ha tenido su reflejo en cuanto a instalaciones fijas que el Ayuntamiento de Villarrobledo hubiera tenido que realizar para mejorar la calidad del festival".

El hecho es que Benicàssim aglutinará los dos macrofestivales de mayor recaudación de España ya que el FIB ingresó 3,6 millones de euros mientras que Viña Rock obtuvo una recaudación de 3,1 millones de euros. Ambos encuentros musicales están también a la cabeza de los datos de público ya que el FIB 2006 reunió una media de 50.000 espectadores y el Viña Rock 2005, a unas 60.000 personas, según datos de la SGAE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de febrero de 2007