Baloncesto | Comienza la Copa del Rey
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Todos a prueba

- La Copa no engaña. Como el algodón. Llega el momento de poner a cada uno en su sitio. A partir de hoy sabremos si el Madrid está preparado para ganar un título. Se desvelará si los devaneos de Unicaja o Barça son debidos a su mayor interés en asegurarse la supervivencia en la Euroliga que en dejarse la piel en una competición doméstica que hasta mayo todo lo que hacen tiene remedio. Descubriremos si las deficientes vibraciones que emite desde hace un par de semanas el Tau son cuestión pasajera u obedecen a daños estructurales. Será una oportunidad inmejorable para conocer si el DKV Joventut, destacable en su constante crecimiento, tiene empaque suficiente para enfrentarse a la máxima exigencia. O si el Akasvayu está preparado, sobre todo mentalmente, para llevar su buen rendimiento liguero a una competición tan complicada. Por último, serán examinados los dos tapados, Caja San Fernando y Gran Canaria, cuya misión en teoría es colocar el listón lo más alto posible para elevar el nivel de exigencia a los grandes aspirantes. Se acaban las coplas y las excusas. La cuestión es muy simple. O ganas o te vas. Sencillo. Directo. Atractivo.

Más información
"Para entrenar hay que estar loco"

- Todo apunta al Madrid. Entre su extraordinario comportamiento hasta ahora y las ganas que tienen todos los demás en señalarlo como el gran favorito y quitarse de presiones extra, el Madrid se presenta como la referencia principal. En cuatro meses los blancos han conseguido muchas cosas: recomponer el equipo, dándole una coherencia que ya estaba casi olvidada, y potenciar la fuerza del colectivo, jugando y explotando eficientemente todo lo que tienen. Todo ello a través de un estilo rápido, vivaz y agresivo, muy a gusto de los jugadores que tiene y del espectador. Su respuesta a las lesiones de gente importante como Hamilton, Mumbrú o Raúl López es el mejor síntoma de que la clave de este equipo está más en el grupo que en los nombres. Aún así se presenta en una nueva tesitura sobre la que no hay referencias. Y basta con un día malo para quedarte en el camino.

- ¿La copa de quién? Este torneo, sobre todo por la concentración que supone, es muy dado a los encumbramientos individuales. Ocurrió con Pau Gasol, Rudy Fernández y alguno más. No le viene mal a nadie que el torneo acabe apellidado con algún nombre ilustre o que se recuerde por la explosión de algún talento novel. Este año dos jóvenes jugadores tienen el mejor escaparate para dar un gran salto en su carrera. Por un lado Marc Gasol, al que la selección española y el Akasvayu le han convertido en un hombre nuevo. Por el otro Ricky Rubio, que sin prisa pero sin pausa va aumentando su importancia en el devenir del Joventut. Habría que sumar quizás a San Emeterio, otro de los ejemplos de lo diferentes que pueden ser para el crecimiento de un jugador unos equipos y otros, unos entrenadores de otros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS