Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ana Botella, ex directora del Itva, será la 'número 3' de Carmen Alborch en Valencia

Carmen Alborch, candidata socialista a la alcaldía de Valencia, situará en puestos de cabeza -entre los cinco o seis primeros- a los dos candidatos que le corresponde designar. Entre las personas que la ex ministra ha barajado estos días está Ana Botella, directora del Institut Turístic Valencià (Itva) a principios de los noventa. En la actualidad es jefa de servicio del Impiva e iría de tres en la lista. El segundo fichaje procedería del mundo del urbanismo y, entre otros nombres, aparece el del arquitecto Rafael Rivera.

La candidatura municipal incluirá además en puestos de cola y a modo simbólico -ya se ha hecho en otras ciudades y otras citas electorales- figuras con prestigio del partido. Ayer se daba por hecho que Clementina Ródenas, ex alcaldesa de Valencia, ocupará el último puesto de la candidatura.

La lista que encabezan la ex ministra y el portavoz municipal de Valencia, Rafael Rubio, será además cremallera, al menos en los puestos de elección segura -lo que alcanza hasta el puesto doce-. Así lo han acordado Alborch y Rubio. Esta decisión, a la que obligan los estatutos del partido, dio al traste con la pretensión del concejal José Luis Ábalos de ir de número tres en la lista, detrás de Rubio, como ya sucediera en la cita electoral de 2003. Ábalos se desplazaría hasta el cuarto puesto, lo que ayer provocó cierto malestar entre sus seguidores, quienes en las pasadas elecciones contaron con tres puestos más en la candidatura -Consuelo Orias, Mercedes Caballero y Matías Alonso-. Estos estarán entre los 14 primeros puestos. Carmina del Río repetirá y también Juan Ferrer.

Rubio incorporará a Julio Such, asesor municipal y secretario de Organización de los socialistas de Valencia. Izquierda Socialista elegirá entre el concejal Juan Soto y la asesora y miembro del federal Pepa Pellicer.

La lista se presentará esta tarde, a falta de algún último encaje, al comité ejecutivo de la ciudad de Valencia y posteriormente se someterá a votación en el comité local. A partir de ahí se enviará al comité federal de listas, que dispone hasta principios de marzo para darle el visto bueno. La negociación de un posible pacto con el Bloc sigue en el aire.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de febrero de 2007