Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Ciclismo

La segunda oportunidad

Óscar Sevilla se reúne en el Relax con Mancebo, Santi Pérez, Vicioso y Hruska, también represaliados de la Operación Puerto

A Óscar Sevilla, uno de los más populares ciclistas españoles, le habían dicho en un equipo que no le fichaban porque su nombre figuraba en una lista negra del Consejo Superior de Deportes (CSD) y sólo empezó a convencerse de que le engañaban cuando habló directamente en su despacho con Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte, quien le aseguró que para nada, que bastante trabajo tiene el CSD como para perder tiempo haciendo listas de indeseables con los ciclistas implicados en la Operación Puerto. Y sólo en la madrugada de ayer, un par de semanas después de su entrevista con Lissavetzky, se convenció Sevilla de la falacia de la supuesta lista negra: la razón plena le entró en Albacete, cuando firmó el contrato por un año y unos 120.000 euros con el Relax-Gam, el equipo en el que correrá en 2007.

Mañana, en el ayuntamiento de Fuenlabrada, se presentará el ciclista que alcanzó su cima hace dos años, cuando fichó como gregario de Ullrich en el T-Mobile, y la sima hace unos meses, cuando el equipo alemán rescindió su contrato al aparecer su nombre en las investigaciones de la Guardia Civil. "Uno más para el lote", comentó el mundillo ciclista al conocer el fichaje, pues en el equipo madrileño de Augusto de Castañeda coincidirá con Paco Mancebo, Santi Pérez, Ángel Vicioso y Jan Hruska, cuatro corredores que también han visto su carrera alterada por su presunta implicación en la trama de dopaje organizada por Eufemiano Fuentes. Así, el Relax se convierte no tanto en un refugio como en el club de la segunda oportunidad para un grupo de corredores que rondan los 30 años y que quieren seguir siendo ciclistas y competir con dorsal, más por ilusión y amor a la bicicleta que por necesidad o por ansia de demostrar que eran puros. "Al firmar, a Sevilla se le saltaban las lágrimas", dice un asistente a la negociación final. "Decía que ahora, sin lesiones, ya veríamos lo que valía".

La llegada de tantos corredores de gran calidad, inevitablemente, revolucionará las ambiciones del Relax-Gam, conjunto modesto donde los haya. Será un salto de calidad que De Castañeda desea que dirija el ex corredor David Plaza, a quien ha hecho una oferta para el cargo de mánager general, junto al actual director, Jesús Suárez Cuevas. Entre ellos hablan de un equipo ganador, del gran papel que harán en la Vuelta, de que correr el Tour no es tan utópico como podría pensarse. Hablan no de la próxima edición, la de este año, sino de 2008, un año en el que deberían estar ya aclaradas las responsabilidades deportivas de la Operación Puerto. "Claro, también tendremos que demostrar que luchamos contra el dopaje como el que más, que lavamos más limpico que nadie", dicen. "Estamos obligados por narices".

Aunque el equipo no forma parte del ProTour, sus dirigentes estudian que los corredores firmen una carta similar a la de los conjuntos grandes y por la que los corredores se comprometen a entregar una muestra corporal para individualizar su ADN siempre que lo solicite un juez. También, y de forma similar a lo que han decidido hacer el CSC con las autoridades danesas y el T-Mobile con las alemanas, el Relax-Gam buscará llegar a un acuerdo con el CSD para someter a sus ciclistas a todas las pruebas que determinen las autoridades antidopaje, incluido el seguimiento longitudinal y el pasaporte biológico.

La segunda oportunidad tiene un precio, y no sólo económico en forma de contrato sumamente inferior al que habían logrado los ciclistas en su época de esplendor. Santi Pérez, que también ha purgado una sanción de dos años por un positivo por homotransfusión en 2004, con el Phonak; Mancebo con el Ag2r; y Vicioso y Hruska con el Liberty. Y los efectos de la Operación Puerto siguen vigentes aunque las autoridades deportivas no puedan expedientar a los corredores hasta que no concluya el procedimiento penal: Sevilla, que debutará la próxima semana en la Vuelta a Mallorca, tendrá que acudir el 5 de marzo al juzgado de instrucción número 2 de Villarobledo (Albacete) para declarar como testigo sobre sus relaciones, si las hubo, con Fuentes y compañía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de febrero de 2007