Desacuerdo sobre un 'acuerdo' en IU

La crisis sigue abierta, tras los desmentidos sobre un pacto para que Sabanés sea candidata

La Federación Regional de Izquierda Unida está tan acostumbrada al debate interno que ayer no se ponía de acuerdo ni siquiera en si habían alcanzado un pacto para superar su crisis. Durante todo el día de ayer se cruzaron, de un lado y de otro, declaraciones contradictorias sobre un supuesto acuerdo que cerraría el debate sobre las candidaturas al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

Llamazares: "No hay aún un acuerdo y queda mucho trabajo por delante"

La fórmula magistral del pacto coloca a la portavoz municipal, Inés Sabanés, como cabeza de lista a la Comunidad de Madrid, y al diputado nacional Ángel Pérez, en el Ayuntamiento. Parece fácil. Y de hecho se ha puesto sobre la mesa muchas veces. Pero la batalla interna de Izquierda Unida llena de obstáculos esta posible salida.

Los bandos son los de siempre: a un lado, la mayoría que controla la dirección regional, encabezada por Pérez; enfrente, la minoría crítica, que forman el entorno de Sabanés, el diputado Fausto Fernández y otros dirigentes como Virginia Díaz y Enrique de Santiago.

El primer ataque lo emprendieron los segundos. Utilizaron todos los recursos estatutarios para denunciar un supuesto tongo en el proceso de elección de los candidatos. Y la persistencia tuvo recompensa. La Comisión Democrática de Garantías Federales decidió el pasado sábado anular la decisión del Consejo Político Regional del 6 de junio, que nombró candidatos a Ángel Pérez y a Gregorio Gordo como aspirantes a alcalde y a presidente regional, respectivamente. Todo ello con la bendición de la presidencia federal, que forzaba a la dirección de Madrid a acatar el veredicto. Además, le obligaba a entregar los censos de las agrupaciones para controlar la transparencia del nuevo proceso. Y fijaba un plazo para acabar con la crisis: el próximo 6 de febrero.

Es decir, en días en que los candidatos de los diversos partidos deberían estar volcados ya en la campaña y el programa electoral, IU todavía discute quién debe defender sus siglas en las urnas regionales y municipales el próximo 27 de mayo.

El contraataque se produjo el pasado miércoles por la noche. Una delegación de la dirección regional, abanderada por Ángel Pérez, se reunió con dos representantes de la Ejecutiva federal: el secretario de Relaciones Internas, Joan Josep Nuet, y Manuel Cámara, secretario de Organización. Ese encuentro generó un "preacuerdo abierto", en palabras de Nuet, que ahora debe ser debatido por las bases. "Y todavía puede ser modificado, aunque no en los aspectos sustanciales". Eso, según Nuet. Porque el desacuerdo sobre el acuerdo hacía cambiar ayer, con cada fuente consultada, la versión de lo que está sucediendo dentro de la coalición de izquierdas.

El mismo coordinador general, Gaspar Llamazares, desmentía por la mañana que se hubiera firmado la paz: "No hay todavía un acuerdo y queda mucho trabajo por delante". Y señalaba a los únicos interlocutores válidos en este asunto: la dirección federal y los "recurrentes". Es decir, sólo los que han impugnado el proceso de elección. En este caso, Ángel Pérez queda excluido.

"Para nosotros es un acuerdo", replicaba en nombre de la dirección regional el diputado de la coalición Miguel Reneses, presente en la reunión del supuesto pacto. "Lo único que falta es que lo ratifique la permanente federal, que está convocada para ello el próximo 1 de febrero".

Basta preguntar a la otra parte para constatar la discrepancia. La presunta candidata a presidenta regional, Inés Sabanés, exigió por la tarde que no se utilice su nombre "alegando un acuerdo que a día de hoy [por ayer] no existe".

"Si ni siquiera han empezado los contactos", afirmó, antes de suscribir cada palabra de Gaspar Llamazares. Al igual que lo hacen una treintena de dirigentes regionales de la minoría crítica que enviaron un comunicado en el que denuncian que el acuerdo es falso. "Éste se habría alcanzado sin la participación, ni el conocimiento de quienes hemos denunciado la irregularidad del proceso de confección de candidaturas", dijeron ayer.

¿A quién creer? Nuet da la clave: "En estos momentos unos van a decir públicamente que es un proceso abierto y, otros, que ya es un preacuerdo. Esto es un reparto de papeles".

Inés Sabanés conversa con el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares.
Inés Sabanés conversa con el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares.ULY MARTÍN

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 26 de enero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50