Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sala exhibe unas cuentas boyantes en pleno conflicto

El proceso de renovación ha alterado la normalidad de la CAM hasta tal punto que ayer el presidente de la caja, Vicente Sala, y el secretario general de la entidad, Roberto López, presentaron el avance de resultados de 2006 pese a haberse aplazado el consejo de administración del jueves, en el que se deberían haber comunicado los datos antes de hacerlos públicos, como es habitual.

Sala y López, que justificaron la decisión en una supuesta filtración de los datos a un medio de comunicación, defendieron el resumen de un "ejercicio auténticamente excepcional" en unas horas en las que se mantenía el pulso entre las dos listas presentadas al consejo de administración, en una de las cuales está Vicente Sala. Pese a ello, Sala se esforzó en desvincular ambas realidades y leyó una nota anunciando que no respondería a preguntas sobre este proceso porque acudía a la cita en calidad de presidente, no de candidato. En su intervención dio por hecho que en "los próximos días la asamblea deberá elegir entre dos listas". El escenario cambió horas después.

Roberto López también se pronunció sobre la presentación de la solicitud de convocar un consejo de administración por parte de siete consejeros de la caja -diferente al convocado por Vicente Sala para el 1 de febrero- y explicó que estaba por decidir si convocarlo por separado o fundirlos incorporando los puntos del orden del día que sean diferentes.

El grupo CAM obtuvo el año pasado un beneficio de 334,8 millones, un 21% más que en 2005. La caja incrementó su volumen de negocio en un 29,16% hasta los 106.402 millones. El margen de explotación se disparó un 60,19% por el aumento del volumen de negocio y la contención de los gastos de administración. López explicó que la rentabilidad del negocio más tradicional (particulares) se ha ido deteriorando frente a la fortaleza del negocio con empresas, que creció un 47%. La CAM cerró 2006 con 1.067 oficinas y 6.376 empleados, y anunció una "continuidad" en su línea de trabajo.

Tras conocerse los datos, Martín Sevilla, consejero de la caja y uno de los integrantes de la lista presentada por zaplanistas y socialistas, se mostró "orgulloso de los resultados" y únicamente lamentó "que se hagan públicos antes de que el consejo tenga conocimiento de los mismos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de enero de 2007