La juez del 'ácido bórico' reabre las imputaciones a los jefes policiales

La juez Gemma Gallego abrió ayer un procedimiento abreviado contra los jefes policiales de los peritos que emitieron un informe en el que vincularon el 11-M con la detención de etarras y de un islamista a través del hallazgo de ácido bórico (sustancia matacucarachas) en los domicilios de los detenidos. Es la segunda vez que la juez Gallego transforma en procedimiento abreviado las diligencias de este caso e imputa formalmente a los jefes policiales de la Comisaría científica. La primera vez se equivocó y la fiscalía le pidió que anulase el auto de transformación de diligencias porque no había respetado los plazos que marca la ley, 10 días, tras la conclusión de unas diligencias que habían estado secretas y el citado auto. Según la fiscalía, había creado "indefensión" a los imputados.

Lo que ha hecho ahora la juez por segunda vez supone el paso previo a la apertura de juicio oral contra los principales mandos de la Policía Científica. A éstos se atribuye, entre otras cosas, haber eliminado del informe de los peritos las referencias que éstos hacen al hallazgo de ácido bórico y su vinculación con el 11-M. En su auto, la magistrada deniega la práctica de las diligencias solicitada por la defensa de los acusados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS