Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arquitectos y constructores promueven un urbanismo más racional y respetuoso con el medio ambiente

Construir viviendas respetuosas con el medio ambiente, tanto en su estructura como en el consumo de energía y agua, sólo incrementa los costes de construcción de una edificación nueva en un 4%. Con esta premisa, arquitectos, constructores, ingenieros y las cajas de ahorro de Galicia constituyeron ayer en A Coruña la Mesa para la Construcción de la Edificación Sostenible.

Los impulsores de esta iniciativa se comprometen a adoptar medidas para promover, desde sus respectivos ámbitos de actuación e influencia, que casas e inmuebles hagan un uso más racional de los recursos naturales.

Este foro, que agrupa a nueve instituciones gallegas, pretende que el urbanismo, en Galicia, sea ecológico y pionero a la hora de intentar cumplir los requisitos de reducción de la contaminación que marca el Protocolo de Kyoto y que España, uno de los países signatarios, incumple.

A modo de ilustración, los integrantes de esta mesa para la edificación sostenible destacaron que la construcción y el mantenimiento de los edificios consume el 25% de la madera mundial, el 17% del agua y el 40% de la energía. Un tercio de las emisiones de dióxido de carbono que destruyen la capa de ozono procede del mantenimiento de los edificios, siendo los frigoríficos y los aires acondicionados los equipamientos domésticos que resultan más contaminantes.

Materiales ecológicos

Esta nueva Mesa promoverá iniciativas para que la construcción en Galicia sea más racional y que tanto usuarios como profesionales se esfuercen en implantar o usar métodos o materiales ecológicos, sin que suponga ningún perjuicio en la calidad de las edificaciones, ni en la calidad de vida.

Entre otros objetivos, este foro se marca como finalidad racionalizar el urbanismo, potenciar la reutilización, protección y mejora del suelo edificable, reducir el impacto sobre el medioambiente de los materiales de construcción y hacer más atractivos los edificios nuevos al dotarlos de sistemas de agua y energía que permitan ahorrar y contaminar menos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de enero de 2007