Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSdeG se prepara para rentabilizar en las municipales su llegada a la Xunta

Su objetivo es presentar por primera vez candidaturas en todos los municipios gallegos

El Partido dos Socialistas de Galicia está poniendo a punto su maquinaria para trasladar a las elecciones municipales del próximo mes de mayo el impulso que les aporta llevar año y medio al frente del Gobierno gallego. En los próximos meses el PSdeG izará la bandera del cambio para preparar el asalto a los ayuntamientos, una vez cerradas las 315 candidaturas con las que esperan estar presentes, por primera vez en su historia, en todos los municipios gallegos. Vigo, Ferrol, Ourense y las diputaciones de Pontevedra y Lugo son los principales objetivos.

El equipo de campaña de los socialistas gallegos ya trabaja con la intención de desarrollar durante la campaña electoral de las municipales de mayo la idea de que el cambio experimentado en la Xunta en el verano de 2005 debe ahora extenderse a los Ayuntamientos. El espacio político de la administración local, tradicionalmente ocupado por la derecha, debe por fin abrirse en otra dirección que le permita "incorporarse" al cambio que ya ha tenido lugar en España y en Galicia de la mano de José Luis Rodríguez Zapatero y Emilio Pérez Touriño.

El discurso de los socialistas gallegos defenderá, como ya hiciera en el pasado el Partido Popular, las ventajas que supuestamente se derivan de que las tres administraciones estén en manos del mismo partido político. La idea de "cooperación" será una de las más repetidas durante la campaña.

La maquinaria de los socialistas gallegos se puso en marcha hace un año para preparar las elecciones municipales. La primera fase, que acaba de concluir, ha permitido al secretario de Organización y conselleiro de Traballo, Ricardo Varela, recorrer las agrupaciones locales y comarcales para analizar la situación de cada municipio y diseñar una estrategia de trabajo.

Segunda fase

La segunda fase, que concluirá a comienzos de febrero, servirá para cerrar las propuestas de nombres. En las siete capitales, una vez decidido el del cabeza de lista, serán las agrupaciones locales las que aprueben la candidatura completa, a propuesta del aspirante a la alcaldía. En los demás municipios, la totalidad de la lista se elegirá, salvo excepciones, a lo largo del mes de enero, de manera que todo el partido esté en disposición de encarar la precampaña "pura y dura" a lo largo de los meses de marzo y abril. El proceso de preparación de los comicios culminará en febrero con la celebración de un Comité Nacional de ratificación de las candidaturas.

Fuentes de la secretaría de Organización del PSdeG aseguran que en estos momentos ya tienen cerradas el 85% de las 315 candidaturas que proyectan presentar en las próximas municipales. Si consiguen alcanzar esa cifra sería la primera vez que los socialistas gallegos tendrían listas en todos los ayuntamientos de Galicia, un alarde organizativo que hasta ahora sólo el Partido Popular ha sido capaz de conseguir.

En cuanto a los resultados, el PSdeG trabaja con la idea de dar la batalla en las siete capitales y en las Diputaciones de Lugo y Pontevedra. En estas dos provincias se están centrando en dos partidos judiciales de Pontevedra y tres de Lugo en los que, a juicio de los estrategas socialistas, se va a decidir el control de ambas corporaciones provinciales. El partido de Pérez Touriño tratará de conservar A Coruña, tras el abandono de Francisco Vázquez, así como Santiago y Lugo.

En sus planes entra conquistar las alcaldías de Ferrol y Ourense pero será Vigo la ciudad que marque la diferencia en la batalla municipal. Los socialistas tratan de quitarle importancia ("Vigo no va a decidir quién gana las elecciones; lo decidirá el resultado global y la suma de resultados de los grandes municipios", aseguran) pero admiten que no ganar en la ciudad más poblada de Galicia "será una decepción".

La acción de gobierno multiplica la capacidad de atracción de los socialistas en las áreas rurales

Uno de los hechos que más ha llamado la atención a los dirigentes socialistas que desde hace un año se esfuerzan en poner a punto la maquinaria del partido de cara a las municipales es la forma en que el PSdeG, gracias a su entrada en el Gobierno de la Xunta, ha multiplicado su capacidad de atracción en localidades y áreas rurales en las que hasta ahora ni siquiera tenía representantes.

El fenómeno tradicional según el cual los ciudadanos que viven fuera de las ciudades tienen tendencia a votar poder estaría ahora jugando a favor de los socialistas gallegos después de haber sido durante años uno de los pilares de la hegemonía del PP en los ayuntamientos menos urbanizados.

El interés por incorporarse al partido e incluso por formar parte de las candidaturas socialistas ha permitido al PSdeG poner en marcha listas electorales e incluso agrupaciones locales enteras en municipios rurales en las que nunca antes había conseguido montar un grupo estable de actividad política.

Al mismo tiempo, la atracción de nuevos nombres ha permitido a los responsables de organización de los socialistas gallegos poner en marcha procesos de renovación dirigidos a relevar a candidatos que llevaban varias convocatorias consecutivas fracasando en su intento de arrebatar al PP el bastón de mando municipal.

Ha habido conflictos derivados de la renovación de candidatos, sobre todo en localidades donde había candidatos que llevaban mucho tiempo en esa situación. Pero, en general, el proceso se ha desarrollado "con mucha menos tensión", según fuentes del partido. A la paz interna ha contribuido la decisión de haber repartido los cambios a lo largo de todo un año, pero sobre todo el hecho de haberlos afrontado cuando se están ejerciendo responsabilidades de Gobierno, una circunstancia que siempre "amortigua" la conflictividad interna.

Atrás han quedado, de momento, las diferencias y los desajustes que el PSdeG acusó en los primeros meses de mandato de la Xunta bipartita, cuando la organización tuvo que adaptarse a su nuevo rol de partido de Gobierno.

En el Ejecutivo sólo hay dos conselleiros -Ricardo Varela y Manuel Vázquez, responsables de Traballo y Medio Ambiente, respectivamente- que desarrollan una intensa actividad de partido, lo que no siempre ha sido bien entendido en algunas agrupaciones locales que echan de menos una mayor implicación por parte de todos los miembros del Gobierno de Emilio Pérez Touriño que deben su puesto al PSdeG-PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de enero de 2007

Más información