Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Michael Brecker, "el saxofonista perfecto"

Ganador de 11 'grammies', compartió el jazz con grabaciones estelares del pop

Michael Brecker, ganador de 11 premios Grammy, murió el sábado de leucemia a los 57 años. Brecker nació en 1949 en Filadelfia y empezó a tocar el saxofón tenor en la escuela secundaria para imitar a su ídolo, John Coltrane.

Fue uno de los más dotados e influyentes saxofonistas del jazz contemporáneo. Michael Brecker -el "saxofonista perfecto"- falleció anteayer en Nueva York, a los 57 años, a causa de la leucemia que padecía. Alejado de la vida pública desde hacía un tiempo, aun así, se le pudo escuchar en ocasiones puntuales, en concierto, a lo largo del pasado año.

Nacido el 29 de marzo de 1949, Michael Brecker creció en Filadelfia, en el seno de una familia musical. Su padre era un más que competente pianista de jazz aficionado; su hermana, una pianista clásica de cierta fama y su hermano, Randy, un formidable trompetista de jazz. A los seis años, comenzó sus estudios de clarinete, instrumento que cambió por el saxofón tenor. Completó sus estudios de música en la Universidad de Indiana, por recomendación de su hermano. Su estancia en dicha institución, aunque breve, resultó decisiva para el jazzista. Allí se familiarizó con la música clásica europea al tiempo que escuchaba a los grandes del rock -Eric Clapton, Jimi Hendrix, Cream...- y se afanaba en la transcripción de los solos de sus músicos preferidos, John Coltrane y Charlie Parker, principalmente.

A los 19 años se instaló en la Gran Manzana dispuesto a labrarse un camino en el mundo de la música. Nuevamente, Michael fue acogido por su hermano mayor quien, para entonces, era ya un cotizado músico de estudio. Con él grabó su primer disco, Score, en el año 1969. Un año más tarde, ingresó en Dreams, la "superbanda" de jazz-rock que lideraban al alimón Randy y el baterista Billy Cobham.

En el año 1975 los dos hermanos formaron The Brecker Brothers, "era nuestro sueño, una banda con la que pudiéramos tocar la música que nos gustaba y que gustara a la gente". Los Brecker conciliaban sus dos pasiones, el jazz -Coltrane, Monk- y los ritmos funky -Sly Stone-.

Entre la segunda mitad de los setenta y los primeros ochenta, Michael vivió su "edad de oro" como músico de estudio. El saxofonista parecía ser ubicuo: su toque inequívocamente "coltraniano" aparece en más de novecientos álbumes de la época (Frank Zappa, Aerosmith, James Brown, Paul Simon, Joni Mitchell, Lou Reed, Funkadelic, Steely Dan, John Lennon, Elton John, James Taylor...).

Los años ochenta fueron los de su afirmación como músico de jazz en sentido estricto, tanto en el campo de la fusión, con Steps Ahead (Michael aparece en los dos primeros álbumes del grupo) como en su calidad de solista excepcional junto a Chick Corea (Three Quartets), Pat Metheny, Roy Hargrove, Jack DeJohnette... de esta época proceden sus primeras experiencias con el saxofón electrónico EWI (Electronic Wind Instrument), innovador artilugio inventado por Nyle Steiner que le acompañó hasta el fin de sus días. Michael editó su primer disco como líder en 1987 (Michael Brecker) y, el último en 2003 (Wide Angles), por el cual obtuvo sus dos últimos premios Grammy. Estaba anunciada su presencia en una gira con los resucitados Steps Ahead en el verano de 2005, cuando se hizo pública su enfermedad ("síndrome de mielodisplasia") la cual le obligó a dosificar cada vez más sus esfuerzos.

Durante estos dos años se han sucedido las campañas a través de Internet y en los principales festivales de jazz, solicitando donantes de médula espinal para el saxofonista que, pese a su estado, pudo registrar un último disco. Su conclusión, en palabras de su representante, habría tenido lugar sólo dos semanas antes del fatal desenlace.

Michael Brecker.
Michael Brecker.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS