Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 20.000 firmas contra el plan de Vigo llegan a la Xunta

Más de 20.000 firmas recogidas por las organizaciones Asamblea Veciñal y Outro Vigo é Posible contra la aprobación definitiva del Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) de Vigo serán entregadas mañana en la sede local de la Xunta con intención de influir en la decisión del Gobierno gallego, que deberá pronunciarse sobre el plan vigués antes del próximo día 24 según los plazos coprometidos.

Las más de 20.000 firmas recogidas manifiestan "la confianza y apoyo masivo de los vigueses" a la iniciativa promovida por Alternativa Veciñal y Outro Vigo é Posible, según indicaron ayer sus portavoces, Enrique Estévez y Eliseo Baluja. En la campaña de recogida han participado más de veinte colectivos locales y pasó por incidentes tensos como la prohibición y retirada, por parte de la policía local, de un puesto montado al efecto en la calle del Príncipe en las navidades.

El plan de Vigo es "técnicamente muy deficiente, insostenible, ilegal y antidemocrático", según sus detractores, que consideran su propia iniciativa "un gesto inequívoco contra la corrupción política, la barbarie urbanística y la especulación salvaje", así como "un mensaje del pueblo a los gobernantes en requerimiento de democracia, justicia y respeto por el medio ambiente".

No actualizado

La Xunta iría contra sí misma si no tuviese en cuenta la opinión técnica y los estudios de expertos en derecho urbanístico y ambiental, además del rechazo social a un PXOM que, según sus críticos, después de seis años de elaboración y modificaciones, resulta "un conglomerado de añadidos y recortes. No está actualizado, es un plan para un pasado de especulación, no para un futuro de desarrollo sostenible". Aprobarlo constituiría, además, "un acto de imprudencia jurídica" cuando se está elaborando una nueva ley estatal del Suelo o, en Galicia, las de Protección do Litoral y Protección da Paisaxe, que lo harán "aún más anacrónico e ilegal".

Estévez y Baluja aludieron también de modo crítico a la falta en el documento urbanístico de criterios de sostenibilidad y de coordinación territorial; a que dedique 20 millones de metros cuadrados a suelo residencial, lo que duplica la actual superficie construida, a costa de arrasar el rural (15.000 viviendas) y degradar el paisaje y la calidad de vida de los ciudadanos.

En la carta que dirigen al presidente Pérez Touriño solicitándole una entrevista, los críticos del PXOM dicen compartir la política urbanística que se está estimulando desde la Xunta, "en línea con las buenas prácticas desarrolladas en Europa" y que "pasa por la defensa de principios básicos que compartimos plenamente y que consideramos deben ser apoyados por la ciudadanía".

Los firmantes concluyen pidiendo que "promueva una acción política de la que podamos sentirnos orgullosos, tanto por razones éticas como estéticas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de enero de 2007