Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Coruña acoge el primer montaje del Centro Coreográfico Galego

La obra 'Vacuo', que dirige Maruxa Salas, se verá en nueve ciudades

El estreno de 'Vacuo', una obra que combina distintos lenguajes de la danza, en el Teatro Rosalía de Castro de A Coruña supone la presentación en sociedad del nuevo Centro Coreográfico Galego (CCG). La orensana Maruxa Salas dirige un montaje donde se compara la degradación de la naturaleza con el olvido de determinados valores en la acelerada sociedad actual. Tras su estreno en A Coruña iniciará una gira por ocho ciudades.

Después de varias semanas de ensayos el montaje pasará esta noche (20.30) su primera prueba de fuego ante el público. Maruxa Salas, una coreógrafa que tuvo que dejar Galicia para estudiar ballet en Londres y Madrid, ha sido la elegida para poner en marcha esta primera producción del Centro Coreográfico, que cada año encargará un espectáculo a un coreógrafo distinto.

Aunque puede definirse a Vacuo como un montaje de danza contemporánea, los bailarines elegidos por Salas para intervenir en la obra trabajan habitualmente distintos estilos coreográficos. "Cada bailarín tiene su historia personal y eso acaba por reflejarse sobre el escenario. Lo mismo sucede con la música, el diseño de luces, el vestuario y el vídeo. Hay muchas personas que han aportado cosas a lo que intentamos transmitir con la obra", explica la coreógrafa.

Vacuo se construye sobre una metáfora que relaciona a los bosques con las almas humanas. "He tratado de relacionar el ritmo desenfrenado que supone la vida cotidiana actual con la pérdida del color. La oscuridad va ganando terreno y lo va tapando todo hasta que llegamos a preguntarnos qué estamos haciendo con nuestras vidas. Un coreógrafo siempre cuenta algo personal cuando diseña un montaje", señala Salas.

Uno de los objetivos prioritarios de la joven coreógrafa con este montaje es conseguir que todo tipo de públicos se acerquen a la danza y que ésta acabe perdiendo el carácter elitista que se le atribuye. En su opinión, el ballet tiene que salir de los espacios a los que está confinada y llegar hasta las calles. "Hay que acercar la danza al público y no al revés", apunta.

Salas destaca que en España esta disciplina no es tan popular como en Rusia o Cuba, sin embargo el folclor sí que atrae al público y todo el mundo ha tenido la oportunidad de bailar en algún momento de su vida. "Hasta respirar es danza", concluye Salas, que considera que nos encontramos en un buen momento para la danza en Galicia y ya no es necesario que los bailarines salgan a formarse y a bailar fuera. "En su momento yo tuve que irme porque en Ourense no tenía posibilidades de una formación adecuada, pero en la actualidad existen otras muchas opciones".

Tras su paso por A Coruña, Vacuo podrá verse en el Salón-Teatro de Santiago (11-14 de enero), el Auditorio Caixanova de Vigo (20 de enero), el Auditorio de Narón (2 de febrero), el Teatro Municipal de O Barco (23 de febrero), el Teatro Municipal de Tui (2 de marzo), el Auditorio de Ribadeo (11 de marzo), el Auditorio de Cangas (17 de marzo) y el Teatro Principal de Ourense (31 de marzo y 1 de abril).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de enero de 2007