Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El triste cumpleaños de Alina

Una de las fallecidas en el accidente de la M-607 cumplía 27 años el día del siniestro

Alina Fernándes cumplió 27 años el pasado día de Año Nuevo y ese mismo día, a las cuatro y media de la tarde, se mató en un accidente de tráfico en el que también murieron su hija de cuatro años, Alisa, y su marido y padrastro de la pequeña, Adelin Constantin, de 20 años.

El suceso ocurrió en el kilómetro 34 de la carretera de Colmenar Viejo en sentido salida de Madrid, en medio de una densa niebla. El Renault 19 blanco que conducía Adelin, y en el que viajaban su mujer Alina, la pequeña Alisa y una niña de 14 años hermana del conductor, se chocó contra otro vehículo en una incorporación.

El coche quedó totalmente destrozado y Adelin y Alina murieron en el acto. La pequeña Alisa, que no iba sentada en la reglamentaria silla de bebé, murió poco después del brutal choque. La cuarta ocupante está ingresada muy grave en el hospital La Paz. Los dos ocupantes del otro vehículo resultaron ilesos.

El cadáver de Adelin Constantin, de nacionalidad rumana, permanece en el depósito del cementerio de la localidad de Colmenar Viejo y en los próximos días será repatriado a su país de origen. Los cuerpos de Alina y de su hija Alisa, ambas de nacionalidad rusa, fueron velados ayer por sus familiares en una sala del tanatorio de Nuestra Señora de los Remedios (Fuencarral-El Pardo). "No sabemos qué ha pasado. Adelin era muy joven, tenía muy poca experiencia con el coche...", explicaron Pedro y Arturo, el padre y uno de los tres hermanos de Alina.

Alina nació en la antigua república soviética de Uzbekistán, hija de cubano y de rusa. Su verdadero apellido es Fernández, pero ella lo cambió y le puso una ese al final: Fernándes. "Los últimos meses estaba muy ilusionada porque acababa de casarse en segundas nupcias con Adelin. La boda fue este verano. Lo que ha pasado ha sido horrible. Encima se ha muerto el mismo día en el que cumplía 27 años", contaron muy afectados sus familiares. Adelin y Alina se habían conocido tiempo atrás en una fiesta; ella trabajaba como dependienta en una tienda de té y él como obrero en la construcción. Después de conocerse se fueron a vivir al distrito de Chamberí.

Los familiares de ella no saben hacía dónde se dirigía la pareja el día del accidente. "No sabemos qué hacían cerca de Colmenar Viejo; ni de dónde venían", contaron el padre y el hermano de Alina. La última vez que les habían visto fue en Nochevieja. "Vinieron a traerme a la niña para que cuidase de ella esa noche porque ellos se fueron de cena", contó el padre de la fallecida.

La muerte de la pareja y de la pequeña Alisa ha roto el sueño de una familia extranjera que tenía ganas de establecerse definitivamente en España. "Estaban tramitando los papeles para que la niña consiguiese la nacionalidad española. Pero ya da igual, da todo lo mismo: ni papeles ni nada", concluyeron los familiares.

Los cuerpos de Alina y Alisa serán enterrados hoy en el cementerio de San Lorenzo, en el distrito de Carabanchel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de enero de 2007