Japón reanuda las ejecuciones con el ahorcamiento de cuatro penados

Cuatro presos japoneses, entre ellos dos septuagenarios, fueron ahorcados ayer, en lo que constituye el fin de una moratoria de hecho que había detenido las ejecuciones durante quince meses, en un país fervientemente partidario de la pena capital.

Como es habitual, las autoridades no divulgaron la identidad de los ejecutados. Según los medios japoneses, entre ellos figura Yoshimitsu Akiyama, de 77 años, que ha pasado los últimos veinte en prisión, y Yoshio Fujinami, de 75. Los cuatro habían sido condenados por varios asesinatos.

Estas ejecuciones son las primeras del Gabinete encabezado por el primer ministro Shinzo Abe, quien nombró al frente del Ministerio de Justicia a Jinen Nagase, un declarado partidario de la pena capital, que modifica así la política de su predecesor. La última ejecución ocurrida en Japón, que mata a sus condenados a muerte por ahorcamiento, sucedió en septiembre de 2005, pero la llegada a Justicia de Seiken Sugiura paralizó esta práctica durante los 11 meses siguientes.

El Gobierno levantó una moratoria de la pena capital en 1993, pero no reconoció públicamente las ejecuciones hasta 1998. Tras las ejecuciones de ayer quedan 93 condenados a muerte en las cárceles japonesas, según informaron fuentes oficiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 25 de diciembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50