El cambio de contadores eléctricos que quiere Industria puede costar más de 2.000 millones

Las compañías ingresan unos 140 millones cada año por el alquiler de los aparatos

Las nuevas normas adelantadas por Industria para fomentar el ahorro energético, entre ellas la obligación de sustituir más de 22 millones de contadores eléctricos en los próximos años, han desatado la inquietud en el sector. Las compañías advierten de que la medida puede tener un coste elevado, de hasta 100 euros por aparato. La cuestión ahora es quién debe hacer frente a una factura que puede superar los 2.000 millones de euros. En los últimos cuatro años, las compañías sólo han cambiado los contadores con más de 30 años de antigüedad, unos dos millones.

Según los datos que maneja el sector, la sustitución de los actuales contadores eléctricos (más de 23 millones) por aparatos electrónicos capaces de discriminar el consumo por horas no será barato. Cada nuevo contador (cuyas especificaciones aún no están decididas) costará entre 60 y 80 euros, pero con la instalación y las modificaciones de los cuartos comunitarios donde se ubican, el coste se puede disparar por encima de los 100 euros. Total, que el coste de la gran operación cambio puede superar los 2.000 millones de euros, según los primeros cálculos de las compañías.

A falta de más precisiones, ése será un coste que tendrían que asumir las empresas (el 81% del parque de contadores está alquilado a los usuarios), pero, como admiten todas las fuentes del sector consultadas, al final, de una u otra forma, el coste acabará notándose en el recibo. Hoy por hoy, el alquiler de los equipos de medida supone para las empresas unos ingresos anuales de alrededor de 140 millones de euros al año.

Un sistema más preciso

Los nuevos contadores proporcionarán más información a los usuarios. El contador electrónico será capaz de diferenciar cuánto se consume en cada hora del día, así como facilitar la llamada telegestión (gestión del servicio a distancia). Sin embargo, los nuevos contadores podrían ser un gasto superfluo si la extensión de la "tarifa nocturna" (de las 21.00 a las 11.00 del día siguiente) no convence a más usuarios.

Precisamente con ese fin, el ministro de Industria, Joan Clos, explicó en el Congreso de los Diputados el miércoles que el uso de electrodomésticos como la lavadora o el lavavajillas a partir de las 21.00 (y hasta las 11.00 del día siguiente), podría suponer un ahorro en la factura media de entre el 8% y el 11%. No obstante, todavía se desconocen los detalles de esta gran operación.

Otro punto importante es quién fabricará los nuevos contadores. Las empresas más activas en el mercado son Siemens, Landis & Gyr, Elfper, Actaris y General Electric. Si los planes del Ministerio de Industria se cumplen, las mencionadas compañías tendrán más que asegurada la actividad en los próximos años.

Porque la realidad es que el parque de contadores en España es antiguo y poco fiable. Según los datos que recogió en 2002 la Comisión Nacional de la Energía (CNE), de los 23 millones de aparatos existentes, casi el 40% tenían más de 15 años. Muchos de ellos jamás habían sido revisados. Más aún, la antigüedad de más de tres millones de contadores no la conocían ni los usuarios ni las compañías.

Desde algunas de las empresas se afirma que el cambio de contador debería ser voluntario. Para respaldar la idea destacan que la denominada tarifa nocturna (con empleo de acumuladores y descuentos de hasta un 43%) sólo ha interesado hasta la fecha a poco más de un 5% de los usuarios.

Los contadores eléctricos, su antigüedad, precio y escasa fiabilidad han provocado en los últimos años, en especial a partir de 2001, un rosario de denuncias. Un ingeniero, Antonio Moreno, llevó incluso las denuncias por supuestas irregularidades en la gestión del parque de contadores de las compañías ante la Audiencia Nacional y la Comisión Nacional de la Energía (CNE).

La batalla de Moreno, que no ha tenido consecuencias legales para los denunciados, sí ha servido para poner de manifiesto que los sistemas materiales de medición de consumos necesitan inspección, cambio y, sobre todo, control.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de diciembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50