Reportaje:

"Nunca digo dónde estudia mi hijo"

Un colegio público de Usera, con 400 alumnos, destrozado por el salvajismo y el abandono

Cucarachas, ratas, falta de seguridad en la instalación eléctrica... Los padres del Colegio Público Cuba, situado en el distrito de Latina, denuncian desde hace tres años que las instalaciones están en un estado "lamentable". Exigen una solución. La Consejería de Educación tiene pensado emprender las obras de rehabilitación de este colegio construido en 1968 "a lo largo del primer trimestre de 2007", pero no da una fecha concreta. Desde el Ayuntamiento sólo aciertan a decir que las competencias educativas son de la Consejería y que ellos sólo se limitan al mantenimiento de los centros cuando se firma un convenio. "Se han repuesto las cosas a medida que se han ido estropeando pero, como ocurre en las casas viejas, luego han surgido otras", señalan fuentes municipales.

Hay cucarachas, ratas, y por las mañanas el patio aparece lleno de cristales por el botellón

El patio de un colegio sin porterías de fútbol tiene algo de siniestro. Pero si, además, tan sólo se mantienen en pie los solitarios palitroques que sustentaban las redes de voleibol, canastas sin aro ni tablero y todo está decorado con múltiples pintadas, hay un problema. "Lo que ocurre es un escándalo. Cuando hace calor la cocina se llena de cucarachas. Tenemos hasta ratas y, por las mañanas, hay cristales en el patio del botellón de los chavales que se saltan por la noche", asegura María Jesús Peral, presidenta de la asociación de madres y padres (AMPA). Ella tiene un hijo de 11 años que cursa sexto de primaria. "Hemos remitido varios escritos a la Junta Municipal, nos hemos reunido con la concejal y nos dice que está incluido en el plan de reforma, pero los arreglos no llegan", asegura indignada. Y es que, según señala, llevan así mucho tiempo. En este centro están escolarizados unos 400 niños, de los que el 52% es extranjero, según los padres. "La mayoría come en el colegio. Afortunadamente, mi hijo no", sentencia.

La situación es tal que la antigüedad de la instalación eléctrica (el colegio es de 1968) no aguanta la tensión para mantener el aula de informática. "Incluso, aún funcionamos con plomos", denuncia la madre. En los últimos días, en los que ha caído una gran cantidad de agua, se han suspendido las clases en el aula de inglés por la balsa que se había formado, lo que ha provocado importantes humedades.

Los padres tienen claro que, por encima de los problemas de insalubridad, hay riesgo de inseguridad, ya que las instalaciones eléctricas están en muchos casos al aire y las cañerías de la calefacción cuelgan del techo del pasillo. "Que no le pase nunca nada a un niño...", se hace cruces María Jesús.

Respecto al problema del botellón, los padres han pedido a la directora que se eleve la altura del vallado pero, según denuncian, se ha negado. "Los chavales esperan a que nos vayamos para hacer el botellón. Suelen colarse en el colegio y entrar en la cocina. ¿Quién me garantiza que no tocan la comida que luego toman nuestros niños?", se pregunta la presidenta de la AMPA.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El pasado año alguien entró en el recinto y le dio por jugar con los extintores. El suelo amaneció blanco. "A mi familia no le digo dónde está el colegio porque me da vergüenza que vengan a recoger al niño". Los padres, incluso, han propuesto al centro pagar de su bolsillo los botes de pintura que sean necesarios para tapar las pintadas. La directora no accede.

Respecto al comedor, sólo hay una palabra para describirlo: "Impresionante". "Para encender el calentador del agua caliente cogen un palo, se le enrosca un algodón rociado de alcohol y se le prende fuego", asegura. Los electrodomésticos no están mejor. "El frigorífico suelta agua y, cuando lo tocas, da calambre. El lavaplatos no funciona".

Respecto a lo de las cucarachas, "la directora dice que vienen en los sacos de patatas... Será aquí, porque en mi casa no", matiza la presidenta de la AMPA.La dirección del colegio elude contestar a estas acusaciones: "Ya hemos comunicado a las autoridades las deficiencias". Fuentes de la Consejería de Educación aseguraron que este centro está dentro de su plan de rehabilitación y que está previsto que la reforma comience el primer trimestre del año. ¿Fecha concreta? No. Precisan que hay una partida presupuestaria de 1,1 millones.

El portavoz socialista de Educación en la Asamblea, Adolfo Navarro, dice que el colegio Cuba es un caso expresivo del abandono de la enseñanza pública. "Ha coincidido la desidia y el desprecio a lo público del Ayuntamiento y la Comunidad. Es muy grave que haya padres que quieran elegir la red pública y que no lo hagan porque las instalaciones estén en condiciones deplorables", aseguró.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS