Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La Liga maldita

Regueiro, décima baja del Valencia, eleva a 17 la lista total de roturas de ligamento cruzado

Cada entrenamiento, cada partido, es una pesadilla para el Valencia. Detrás de cada entrada o carrera se esconde el pánico a la epidemia de lesiones que azota a la plantilla. Hace una semana se lesionó Villa, que recayó contra el Madrid tras ignorar los consejos médicos; dos días después fue el turno de Morientes; este martes Miguel se unió a las bajas; y ayer cayó Regueiro, víctima de una rotura del ligamento cruzado de la rodilla izquierda que le mantendrá siete meses de baja. El uruguayo es el decimotercer futbolista lesionado este curso en el Valencia y su décima baja para jugar mañana en Huelva, y eleva a 17 las roturas de ligamento en 12 jornadas de Liga. Una plaga sin precedentes.

Las dolencias han aumentado más de un 30% respecto al curso pasado

"El número de partidos es cada vez mayor y eso aumenta el riesgo", dice el médico del Valencia

La Sociedad Española de Traumatología del Deporte ha iniciado una encuesta epidemiológica para conocer los motivos de una sucesión de lesiones, sobre todo de rodilla, que tiene en vilo a los médicos de los clubes y a los futbolistas. Nadie encuentra la solución. Las dolencias han aumentado más de un 30% respecto al curso pasado y han afectado sobre todo al Valencia (Marchena, Edu, Gavilán, Moretti y Regueiro) y al Villarreal (Pirès, Gonzalo Rodríguez y Nihat). El traumatólogo Pedro Guillém está trabajando en una rodillera para reducir el riesgo de esta lesión mientras el resto de preparadores buscan sin éxito el origen de la epidemia.

El interior uruguayo del Valencia ha sido el último en añadirse a la lista negra. Regueiro recibió una dura entrada de Baraja durante el entrenamiento y cayó al suelo roto. El jugador salió en camilla del campo y con muletas y un fuerte vendaje de la ciudad deportiva hacia el hospital, donde se confirmó el peor diagnóstico: adiós a la temporada. El técnico, Quique Flores, amonestó a Baraja por su dureza en un momento de máxima debilidad del Valencia. El pánico cundió en torno a Regueiro, que no podía apoyar el pie, y sus compañeros se echaban las manos a la cabeza incrédulos. "Son golpes muy duros al vestuario", dijo Ayala, "todos los días cae uno". "No es lógico", añadió Joaquín. "Psicológicamente es horrible perder cada día a un compañero. Es un palo", apuntó Silva.

Después de un gran inicio de Liga, el Valencia se ha deshecho por las lesiones y el miedo a ser el siguiente se ha instalado en la plantilla. Regueiro será el tercer valencianista, junto a Edu y Gavilán, que se perderá lo que resta de temporada. Los tres, curiosamente, se han roto el ligamento en poco más de un mes. Otros tres futbolistas, Albelda, Marchena y Moretti, sufren también lesiones de rodilla, aunque más leves. Y las sobrecargas musculares (Miguel, Villa, Morientes) debidas a la acumulación de partidos se han multiplicado en las dos últimas semanas. Los futbolistas titulares no tienen descanso por la ausencia de recambios y desde hace un mes y medio el preparador físico, Paco de Miguel, ha eliminado los ejercicios de carga. "Llevamos seis semanas sin aumentar el trabajo con los titulares, sólo realizamos ejercicios de recuperación. Y el día previo a un partido hacemos trabajo de estimulación y animación", asegura De Miguel.

El cuerpo médico del Valencia inició hace un mes un estudio para conocer las causas de la plaga y publicará próximamente los resultados. "Los jugadores sufren estrés competitivo. El número de partidos es cada vez más alto y eso aumenta el factor de riesgo", dice el médico del club, Antonio Giner. "Puede influir el método para bajar de peso, una alimentación no adecuada. No es por el azar, hay un trabajo preventivo a hacer", añade Marcos Sopena, nutricionista el curso pasado. Algunos futbolistas han perdido varios kilos respecto a la campaña anterior debido a un sistema de preparación física puesto en marcha este verano. Baraja, por ejemplo, ha perdido casi cuatro kilos. Y Edu, unos dos. Ambos han sufrido lesiones.

"En vez de la Liga de las estrellas, es la Liga de las camillas", resumió hace unos días un resignado Quique. El técnico debe recurrir a cuatro canteranos para viajar a Huelva, y dos de ellos, el lateral Cerra y el medio Pallardó, serán titulares. El club, a través de su director deportivo, Amedeo Carboni, instó al entrenador a echar mano del filial para cubrir las bajas y no fichar en el mercado de invierno, pero la situación es ya extrema y la entidad dispone de hasta tres vacantes por lesiones de larga duración. A falta de un portero, en la enfermería espera un posible equipo titular: Miguel, Navarro, Moretti, Del Horno; Regueiro, Albelda, Edu, Gavilán; Villa y Morientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de diciembre de 2006