Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Espai Gaudí de La Pedrera se pone al día con nuevas tecnologías y amplía sus contenidos

Maquetas, imágenes tridimensionales y panorámicas rodadas con helicóptero centran la exposición

El Espai Gaudí, ubicado en el desván de La Pedrera, luce mejor que nunca. Consagrado al estudio de la obra gaudiniana y tras una década en funcionamiento, el centro inauguró ayer una nueva etapa con más contenidos y con la aspiración de convertirse en un referente. Ni cartelas de papel, ni sesudos ensayos. El embate del arquitecto se condensa en una amena exposición ilustrada con maquetas, imágenes tridimensionales y vídeos. El espacio acoge también muestras del mobiliario diseñado por Gaudí y un apartado en el que se reseña su afición por encontrar en la naturaleza soluciones arquitectónicas.

El desván y la azotea de La Pedrera conforman un conjunto artístico de gran belleza y un enclave ideal para acoger un centro de interpretación científica y de divulgación de la obra del célebre arquitecto de la Sagrada Familia. Éste es el cometido que cumple desde hace una década el Espai Gaudí, que ahora se pone al día mejorando su oferta con las oportunidades que conceden las nuevas tecnologías.

La exposición permanente que se exhibe allí desde ayer, cuyo comisario es Daniel Giralt-Miracle, resume en 10 apartados la revolución arquitectónica impulsada por Gaudí en sus sinuosos edificios. El paseo propuesto, de un marcado contenido didáctico, abarca desde un repaso a los acontecimientos más importantes de su época a la obsesión de Gaudí por los arcos catenarios -en el desván de La Pedrera hay 273-, que se sustentan por sí mismos sin necesidad de contrafuertes. Las nuevas tecnologías -proyecciones digitales, imágenes en tres dimensiones o vídeos que muestran panorámicas captadas con helicópteros- permiten que el visitante se pasee por la exposición sin estorbos, porque sus soportes apenas ocupan espacio.

De esta manera, el recinto se presenta en toda su desnudez, sin que hayan sido necesarias intervenciones que lo alteren. "En el Espai Gaudí se explican ahora más cosas, mejor dichas y más resumidas", apuntó Giralt-Miracle en la presentación de la exhibición, que tiene como uno de sus emblemas una espectacular maqueta de la Pedrera, cuya azotea fue concebida como una plaza pública a cinco pisos de altura.

Con esta modernización, el Espai Gaudí aspira a convertirse en un centro de referencia en el estudio de la obra del arquitecto, similar a los dedicados a Gropius en Berlín y a Le Corbusier en París. Para darlo a conocer, se celebrarán unas jornadas de puertas abiertas durante todos los domingos del próximo mes. Además, en los meses de febrero y marzo se convocarán visitas guiadas por expertos y amantes de la obra de Gaudí, como Juli Capella y Perejaume.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de noviembre de 2006