Análisis:A LA PARRILLA
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Incorrectos

Entre el pasado lunes, que le dieron a Little Britain el Emmy internacional, y el pasado sábado, que emitieron en Canal + otro capítulo de la serie políticamente incorrecta de la BBC, ocurrieron cosas sobre las que conviene meditar. El Ente se transformó en Corporación, un buen gag, y también a Buenafuente le dieron esta misma semana un Ondas a su comicidad políticamente incorrecta, es decir, por defender contra viento y marea un tipo de humor que no trabaja ese muy pelmazo centralismo de lo político que en estos momentos tan ideológica y estúpidamente maniqueos es la insoportable doxa de la corrección mediática española.

Los guionistas de Buenafuente, como los de Little Britain, saben que también existen vida y humor que no tienen que masticar todo el tiempo esa papilla política correcta, tipo antiguo colegio mayor, columnista o tertuliano ingenioso, de reírse con la boca llena con el binomio Zapatero/Rajoy o duetos por el estilo. Es cierto que Little Britain es heredero de dos tradiciones que aquí no existen: los feroces sketchs de los Monty Python y una larga tradición británica que considera auténtica grosería hablar de política e ideologías todo el tiempo. Aunque también es cierto que el último Ondas nada tiene que envidiar al último Emmy en cuanto a personajes políticamente incorrectos, desde el Neng hasta La Niña de Shrek. Pero lo que todas las noches españolas, a altas horas, hace Buenafuente tiene mucho más mérito que los divertidos gamberros de la BBC.

Sin ninguna tradición tipo Python, a pelo Shrek o Neng, nos demuestra que el humor políticamente incorrecto de este país consiste sobre todo en no hablar ni rumiar otra vez más esa temible y dominante política politiquera a base de guiños ideológicos, codazos de cine-club y colegio mayor que tanto nos abruma y aburre por tierra, mar y columnas. Un día le dije a Buenafuente que muchas gracias por no haber caído a esas horas catódicas en la doxa rosa y amarilla. Hoy le felicito por haber incurrido en esa insólita heterodoxia nacional que consiste en no reír ni columnear politiqueramente, ese coñazo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS