Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Victoria de Suecia vuelve con sus padres

La heredera al trono rompe su noviazgo de cinco años al no tener el respaldo del Parlamento

Victoria de Suecia ha recogido sus cosas de casa de su novio y ha regresado a palacio para vivir con sus padres. La heredera del trono sueco acababa así con cinco años de relación. La decisión, no confirmada por la casa real de Suecia que nunca reconoció el noviazgo, ha sido ampliamente recogida por la prensa del país.

La princesa está triste, ya que no ha logrado convencer a sus padres y tampoco al Parlamento sueco de que Daniel Westling reunía los dos requisitos necesarios: para ser su esposo: le amaba y sería un buen consorte en su papel de futura reina.

Las primeras señales de que algo pasaba en la relación se vieron el pasado verano cuando Victoria de Suecia cumplió 29 años. La fiesta se celebró como cada 14 de julio, en el palacio de Solliden, la residencia de verano que la familia real sueca posee en la isla de Öland. Allí no estuvo Daniel.

Victoria conoció a Daniel porque él fue su preparador físico. Magdalena, la hermana menor de la princesa, les presentó. Por entonces Victoria se recuperaba de sus problemas de anorexia y Daniel se convirtió en la persona más importante de su vida.

Lo que empezó siendo una aventura de gimnasio por la que nadie apostaba nada, acabó siendo la relación más seria que se le ha conocido a la primogénita de los reyes de Suecia. Pero ni Carlos Gustavo ni Silvia vieron nunca con buenos ojos esta relación y le excluyeron de todos los actos oficiales. Daniel Westling sólo se dejó ver con Victoria en fiestas privadas y en bodas de amigos de la pareja.

En estos años, Daniel ha visto cómo su carrera profesional progresaba. De ser un preparador físico ha pasado a tener el 70% de las acciones de una cadena de centros deportivos, Master Training. La empresa tenía dos gimnasios de lujo en Estocolmo y en mayo abrió otro. Y el patrimonio de Daniel creció en la misma proporción, según datos recogidos en la prensa sueca.

Daniel ha ganado en los negocios, pero no en el aprecio de los reyes y del Parlamento. Por eso, la princesa ha decidido dar por finalizada la relación.

Victoria en este tiempo ha contado con el apoyo de otros herederos en especial del príncipe de Asturias con quien mantiene un excelente relación. Don Felipe seguro que habrá recordado su ruptura con Eva Sannum. A Victoria le queda ahora una dura tarea: superar su frustrado amor y buscar un hombre que goce del beneplácito de sus padres.

Si Victoria es la única heredera que no ha contraído matrimonio, Alberto de Mónaco ha sucedido a su padre Raniero sin haberse casado. Y tampoco parece que vaya a hacerlo en breve. Alberto ha mantenido en los últimos meses una relación con la nadadora Charlene Lynette Wittstock. Con ella acudió a los Juegos Olímpicos de Invierno en Turín y se marchó de vacaciones a las Maldivas; juntos vieron el Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco y asistieron al baile de la Cruz Roja, una de las citas más emblemáticas del Principado. Desde esa fecha no se les ha vuelto a ver juntos. Por eso todas las miradas estaban puestas en las celebraciones del Día Nacional de Mónaco, el pasado fin de semana. Pero Charlene no apareció. En cambio hubo otra sorpresa: Carolina y Estefanía parecen haber acercado distancias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de noviembre de 2006