_
_
_
_

Puigcercós compara a Mas con Rajoy y Acebes por dudar de la legitimidad de la Entesa

Benach critica a CiU por tachar de "comedia" la ronda con los grupos parlamentarios

Si el sábado era el líder de Esquerra Republicana (ERC), Josep Lluís Carod Rovira, quien comparaba a Convergència i Unió (CiU) con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) mexicano por no aceptar la derrota de sus respectivos candidatos, ayer el secretario general de los republicanos, Joan Puigcercós, ponía al presidente de los nacionalistas catalanes, Artur Mas, a la altura de los dirigentes del Partido Popular, Mariano Rajoy y Ángel Acebes, por cuestionar la legitimidad del gobierno de Entesa, formado por el PSC, ERC e ICV.

En Tarragona, donde clausuró la escuela de otoño de Esquerra ante medio millar de futuros candidatos a alcalde y concejal, Puigcercós no dudó en afirmar que la actitud de Mas "recuerda mucho a la espiral del PP después de las últimas elecciones españolas", un bucle en el que, aseguró, su partido "no entrará".

El dirigente republicano afirmó que, con sus declaraciones, Mas "mina las instituciones catalanas", por lo que le recomendó que "pase página y mire hacia delante, hacia el futuro, con una voluntad constructiva". "Con su lamento no cambiará el resultado", añadió Puigcercós. Y siguió aludiendo al berrinche y la pataleta para recriminar a CiU que, durante 25 años, haya creído que "Cataluña era de un solo partido" y el resto estaban "realquilados".

Ese "mito", dijo el dirigente republicano, se ha acabado y "ahora llora la criatura", ironizó, refiriéndose a Artur Mas, a quien le recordó que "el poder es de los ciudadanos y está en el Parlament, que es donde se configuran las mayorías". Otro de los "mitos" que, a juicio de Puigcercós, se ha diluido desde que la izquierda lleva el timón de Cataluña es que "el Gobierno nacional catalán era poco legítimo, porque había una parte importante de los catalanes que no se sentían representados".

La leyenda del cinturón rojo

La inminente investidura de José Montilla, de procedencia andaluza, como presidente de la Generalitat es el mejor ejemplo, según Puigcercós, de que en Cataluña se valoran por igual "todas las sensibilidades y orígenes", y de que la leyenda del "cinturón rojo" se ha disipado. "Nosotros pretendemos ser el Gobierno de todos, sin exclusiones, sin hacer sectarismos entre los que ganan y los que pierden, ni entre unas zonas del país y otras", aseguró.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Respecto a los objetivos del nuevo Gobierno, el secretario general de ERC reveló que la Entesa se centrará en las políticas sociales, después de una primera legislatura marcada por el debate y la aprobación del Estatuto. Otros aspectos, como la ley electoral y la ordenación del territorio en veguerías, se irán desarrollando, pero "sin prisas", matizó.

En opinión de Puigcercós, durante años "la sociovergencia ha cerrado el paso a las aspiraciones de Cataluña" y ahora es el momento de "sacarle provecho" al Estatuto y de "defender un modelo justo" de financiación en la negociación de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas. El secretario general de Esquerra afirmó, no obstante, que no todo será de color de rosa. "No podemos esperar a que se despliegue el Estatuto", dijo, "porque será un proceso lento, pesado y complicado", por lo que "mientras tanto" el nuevo Gobierno catalán ha de desarrollar una "política eficaz de prestaciones sociales, que refuerce el Estado de bienestar".

La actitud de la oposición es asunto que también preocupa al presidente del Parlament, el también republicano Ernest Benach. Ayer, en una entrevista emitida por Catalunya Informació, Benach reconoció que se ha deteriorado el clima de diálogo y responsabilizó sobre todo a CiU y a su principial dirigente, Artur Mas, a quien hizo un llamamiento para que vuelva al espíritu de concordia que reinaba antes.

Benach también hizo referencia a la declaraciones del líder de CiU, Artur Mas, que apuntó que el tripartito ya estaba pactado antes de las elecciones. "Antes de las elecciones no hubo ninguna conversación, al menos por parte de ERC, que llevara a pensar que habría este u otro Gobierno". Las conversaciones "se iniciaron después de los resultados y cada uno escogió la pareja de baile que quería".

El presidente del Parlament iniciará hoy la ronda de consultas con los candidatos y lamentó que Mas lo haya calificado de "comedia". Recordó a CiU que "siempre se ha hecho, hubiera mayoría absoluta o relativa, se supiera o no quién sería el presidente".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_