Crónica:Fútbol | Décima jornada de LigaCrónica
i

El Celta sigue sin puntuar en casa

El Recre, sin alardes, se aprovecha de los graves problemas del cuadro vigués

La afición de Balaídos empieza a preocuparse por lo que se está convirtiendo en un mal crónico: la ausencia de buenos resultados en casa. El público se pregunta cómo es posible que el único equipo que ha goleado esta temporada al Madrid y el Valencia esté situado en una zona triste de la tabla. A esto se suma la eliminación en la Copa y las malas trazas que está dejando su participación en la Copa de la UEFA. El Recreativo, que llegó a Vigo con la consigna de amarrar, se encontró con un Celta en crisis doméstica, un bajón que contrasta con los inmejorables resultados cuando juega fuera.

El Celta pone el esfuerzo y la apariencia y el rival, en este caso un Recre muy bien ordenado, se limita a esperar, sin alardes, en su campo. Ya se corre la voz entre los clubes visitantes al campo vigués de que el Celta llega, pero no define y se atasca él solito. Las muchas ocasiones de gol acaban perdidas. No es que el Celta se defienda mal; es que tiene problemas puntuales de concentración y ayer volvió a demostrarlo.

CELTA 1 RECREATIVO 2

Celta: Pinto; Ángel, Contreras, Tamas, Aspas; Iriney (Perera, m. 69), Oubiña; Núñez (Guayre, m. 15) (Jorge, m. 89), Canobbio, Nené; y Baiano. No utilizados: Esteban; Placente, Yago y Jonathan.

Recreativo: López Vallejo; Moya (Bouzón, m. 75), Beto, Mario, Bautista; Cazorla, Vázquez, Viqueira, Aitor; Rosu (Uche, m 46) y Sinama (Juanma, m 64). No utilizados: Laquait; Amo, Calle y Barber.

Goles: 0-1. M. 48. Sinama remata una falta de Viqueira. 0-2. M. 55. Uche, tras un contragolpe. 1-2. M. 80. Guayre, a pase de Perera.

Árbitro: Ayza Gámez. Amonestó a Contreras, Aspas y Moya. Expulsó por doble tarjeta amarilla a Tamas en el minuto 86.

Unos 15.000 espectadores en Balaídos. El club homenajeó los cien partidos oficiales de Fernando Vázquez y de Pinto en Primera.

En la primera parte se contaron más de una docena de ocasiones de peligro para el cuadro andaluz que se diluyeron, como de costumbre, en Balaídos. Baiano, que no paró de buscar balones hasta en el medio del campo, se quedaba sin apoyo de los compañeros. Y es que Canobbio es tan buen pasador como lento y pasivo a la hora de recibir y entrar en la pelea cerca del área. Asiste de modo magnífico, pero tienen que servirle el balón en una bandeja de plata.

La segunda parte fue todavía peor para el Celta. El Recreativo se tomó en serio su cojera para definir y, a los tres minutos de comenzar, Sinama metió el primer gol. Estaba solo en el área. El tanto del Recre fue una sentencia porque, al siguiente saque de esquina del Celta, un nuevo fallo en el cierre del ataque céltico dejó a Uche solo. Tras recorrer 40 metros, batió a Pinto, que acabó el partido con un enfado mayúsculo con sus defensas.

La entrada de Perera animó el ataque céltico y facilitó un gol de Guayre, desaparecido hasta ese momento, que sirvió para muy poco. Ya se oyen los primeros pitos en Balaídos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 12 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50