Reportaje:

Los fondos inéditos de la Fundación Godia salen a la luz

La entidad exhibe pinturas y esculturas de arte medieval recién adquiridas

Especializada en gran parte en pintura y escultura medievales, la Fundación Godia muestra hasta el 7 de enero de 2007 en su sede de Barcelona una selección de obras inéditas o apenas exhibidas de su fondo de arte pertenecientes a los periodos románico, gótico y el primer Renacimiento. Se trata de una cuarentena de pinturas, esculturas y cerámicas de los siglos XII al XVI recientemente restauradas y catalogadas, entre las que destacan un conjunto escultórico policromado de Alejo de Vahía (activo entre finales del siglo XV y principios del XVI), que representa la Piedad, y una pequeña tabla del catalán Lluís Borrassà (Girona, alrededor de 1360 - Barcelona, 1424/1425) recientemente adquirida por la fundación.

La exposición es el fruto de un exhaustivo trabajo previo de restauración, investigación y estudio de las piezas para precisar su atribución y procedencia de las piezas, cuya selección para ser exhibidas ha sido obra del catedrático de Arte Medieval de la UAB Joaquín Yarza, comisario de la exposición. De temática religiosa, las obras elegidas recorren tres siglos de arte sacro español con especial incidencia en el periodo final del gótico y el comienzo del renacimiento, cuyo volumen representa poco más de la mitad de las obras exhibidas. "Las piezas del románico son sólo de mediana calidad, las del gótico resultan artísticamente más interesantes por el conjunto que representan, pero es en las piezas del siglo XV y principios del XVI en las que se hallan algunas obras magistrales", asegura Yarza.

Entre esas obras magistrales que cita, que corresponden al traspaso del arte gótico al renacentista, destacan la tabla al temple de Lluís Borrasà adquirida recientemente por la fundación. La obra que se exhibe, de pequeñas dimensiones, 37x21 centímetros, es, según la hipótesis de Yarza, una parte de un retablo de mayores dimensiones que en algún momento desde su creación hasta la actualidad alguien fragmentó sin que se sepa por qué. La pintura representa a la Virgen rodeada de los apóstoles durante el Pentecostés. También destaca una Piedad de Alejo de Vahía procedente de la iglesia de San Pelayo de Becerril de los Campos (Palencia), conjunto escultórico de madera que tras su restauración luce su brillante policroma, así como un Cristo crucificado de principios del siglo XVI, talla grande de madera procedente del norte de Francia que no se había expuesto hasta ahora.

La exposición se cierra con la Sagrada familia de Pedro Berruguete, el óleo sobre tabla adquirido en 2002 por la Fundación Godia y que es una de las pocas obras de este pintor castellano del Renacimiento en una colección privada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS